Escuchando a Pedro Sánchez


Se puede ser bróker en Nueva York y que se te quede cara de, por ejemplo, autónomo español. No sabemos qué asombra a este agente de bolsa, pero tiene el mismo gesto estupefacto de muchos autónomos después de escuchar de boca del presidente algo así como que España va bien. Sánchez lo dijo ayer 400 veces. Entonces, los autónomos -por hablar solo de un colectivo- ¿no es España? La última vez que alguien dijo que este país iba bien, y el que lo dijo tenía bigote, la cosa acabó así: el bigote en las Azores, España en la guerra y sus trágicas consecuencias, y muchos ministros y altos cargos en la cárcel por corruptos. Obviando los mil peligros que acechan, Sánchez abrazó ayer el triunfalismo como quien abraza a un amigo que no ve hace tiempo. Puede que ese amigo sea bróker. Desde luego, autónomo no es.

Comentarios

Escuchando a Pedro Sánchez