La nueva Merlí es María Pujalte


Están los seguidores de Merlí contando los días para poder ver de nuevo en la pantalla a Pol Rubio (que interpreta Carlos Cuevas) y a Bruno Bergeron (que hace David Solans). Cuentan los días para saber qué pasará con esos chicos después del final tan intenso que dejó la serie. Una ficción que ha conseguido mover el interés de la gente joven hacia la filosofía, gracias sobre todo al papelón inmenso de Francesc Orella, el profesor que desconcierta con su sabiduría a los adolescentes del instituto Àngel Guimerà, que ven en él todo un referente vital. Su desvergüenza, su ironía, su inteligencia y su manera tan poco ortodoxa de tomarse las relaciones personales han hecho de este personaje, salvando las distancias temporales y de guion, una especie de Chanquete para los millennials de hoy en día.

Ese calor humano de Francesc ha traspasado de tal modo la pantalla que ahora en cualquier interpretación que haga (la última en Elisa y Marcela, de Coixet) la sombra de Merlí lo ciega un poco. Francesc parece insustituible, pero la gran María Pujalte será la encargada de darle el relevo en el spin off que los fans esperan ansiosos. Pujalte será la profesora universitaria de Pol Rubio, la encargada de darle caña, la que lo pondrá contra las cuerdas como hacía Merlí en el instituto. María Pujalte tiene la oportunidad de oro para que los adolescentes desde este mismo instante la idolatren.

Carlos Cuevas: «Estar en el "no sé" es muy estimulante»

Lo llaman el «huracán Merlí» y ha refrescado con filosofía y buen rollo nuestro día a día. «Pol Rubio es mi antiyó», asegura Carlos Cuevas, que hoy nos lleva de vuelta a través del rock a la España de los 60. Fue el empollón de la clase, su color es el amarillo y es seguro y «muy casero». ¿Queréis saber más, «peripatéticos»?

Dice que creció subido a un carro de gente adulta, que es muy casero y no tan seguro como parece. Que empezó a rodar con 8 años y que su madre le acompanó siempre a los rodajes. Que el amarillo es su color, «el prohibido de los actores». Y sabría qué hacer si fuese presidente del Gobierno. Pero Carlos Cuevas (Montcada i Reixac, Barcelona, 27 de diciembre de 1995), que quiso ser futbolista y despejó la idea, es un actor que no se ve «en ningún otro sitio». «A veces me imagino haciendo otras cosas, pero me parecen aburridas», confiesa. 

Seguir leyendo

Comentarios

La nueva Merlí es María Pujalte