La «marea negra» mantiene la presión sobre la jefa del Gobierno de Hong Kong

Los manifestantes, que volvieron a salir a la calle este lunes, exigen su dimisión

Joshua Wong, uno de los líderes de la Revolución de los Paraguas, fue recibido entre grandes aplausos y aclamaciones por la multitud congregada ante el Parlamento
Joshua Wong, uno de los líderes de la Revolución de los Paraguas, fue recibido entre grandes aplausos y aclamaciones por la multitud congregada ante el Parlamento

Pekín / E. La Voz

Las protestas exigiendo la retirada de la ley de extradición y la dimisión de la jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, siguen activas y a ellas se sumó este lunes Joshua Wong, una de las caras más conocidas de la Revolución de los Paraguas, tras quedar en libertad después de cumplir una corta condena.

Al salir de la cárcel, el líder estudiantil y fundador del Partido Demosisto mostró todo su apoyo a las reivindicaciones de los manifestantes y aseguró que tiene esperanza en la gente de Hong Kong, ya que «han demostrado que se levantarán en momentos críticos». A las pocas horas ya se había sumado a las protestas y hacía declaraciones a sus seguidores y a la prensa asegurando que Carrie Lam «ya no está cualificada para ser la líder de Hong Kong» y que, por ello, debe dimitir.

Wong, de 22 años, fue condenado a tres meses de prisión por desacato a los tribunales, mientras se encontraba en libertad bajo fianza a la espera de otra sentencia relacionada con su papel de activista en las protestas del 2014.

Aunque sin posible comparación con los dos millones de personas que se manifestaron el domingo, este lunes miles de personas vestidas de negro se concentraron cerca de la sede del Parlamento y marcharon hasta la sede del Gobierno. Siguen pidiendo la retirada definitiva de la ley de extradición, la dimisión de Lam, la puesta en libertad sin cargos de los detenidos en las protestas y disculpas públicas por la violencia policial.

El jefe de la policía, Stephen Lo, intentó rebajar la tensión al anunciar que no calificarán las protestas del miércoles como motín y solo presentarán cargos por organizar disturbios (penados hasta 10 años de cárcel) contra cinco de los más de treinta detenidos. Pekín reiteró su respaldado públicamente a Carrie Lam.

Pero las imágenes de las multitudinarias manifestaciones en Hong Kong, defendiendo sus libertades, no benefician a China y menos en un momento en que su empresa estrella, Huawei, está siendo cuestionada internacionalmente por falta de transparencia.

Viaje de Xi a Corea del Norte

En medio de la crisis hongkonesa, Xi Jinping realizará la primera visita oficial de un presidente chino a Corea del Norte en más de una década, el jueves y viernes de esta semana. Xi responde a la invitación del líder norcoreano, Kim Jong-un, que ya ha visitado en varias ocasiones Pekín. El encuentro tiene un valor geopolítico importante ya que China puede hacer valer su influencia para impulsar el proceso de desnuclearización de la península coreana y enviar un mensaje a Washington de que necesita su colaboración.

Xi Jinping y Donald Trump se verán las caras a finales de mes en la cumbre del G-20 en Osaka, con la guerra comercial como gran problema bilateral.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

La «marea negra» mantiene la presión sobre la jefa del Gobierno de Hong Kong