Redacción

Reducir, reutilizar, reciclar. Las tres erres que deben estar siempre presentes en la mente de la ciudadanía si no quiere ver cómo el planeta se consume bajo la opresión de sus propios residuos. Cada día hay más plásticos, más chatarra electrónica, más gasto de papel innecesario; incluso los libros acaban en los contenedores de basura. Cada ciudadano genera 34 mil kilos de residuos al año, por lo que se hace necesario un cambio en los hábitos que fomente, en primer lugar, la reducción del consumo de estos materiales y, a continuación, la necesidad e importancia de la labor del reciclaje. Oviedo ya ha iniciado la campaña para implantar el cubo marrón en todo el municipio, convirtiéndose en el primer concejo en reciclar residuos orgánicos con el sistema «puerta a puerta». Casi todo el mundo es conocedor de los cubos de color azul (papel y cartón), verde (envases de vidrio), y amarillo (envases ligeros); pero, ¿qué irá en el nuevo cubo de color marrón?

La Compañía para la Gestión de los Residuos Sólidos en Asturias (Cogersa) va a ir un paso más en la tarea del reciclaje con el tratamiento a gran escala de la materia orgánica. Con una planta capaz de albergar hasta 30 mil toneladas de residuos orgánicos, espera que esa basura no se desperdicie sino que pueda ser reutilizada para abono y otros usos. Así lo ha explicado Santiago Fernández, gerente de Cogersa, durante la visita que esta mañana ha reunido la corporación municipal del Ayuntamiento de Oviedo, encabezada por al alcalde, Wenceslao López, y Ana Rivas, Concejala de Infraestructuras y Servicios Básicos, en la planta de procesado para poder ver qué se hace con la basura una vez que el camión se la lleva.

¿Qué se deposita en el cubo marrón?

Separar la basura desde los hogares es un paso indispensable para que después las tareas que le suceden se realicen con éxito, «ya que no es lo mismo tratar el papel y cartón en buen estado que aquel que está contaminado con otros residuos», comenta Fernández. En este sentido, el nuevo cubo estará destinado a todo lo que se considera materia orgánica, y nada más. Todos esos restos de fruta y verdura, las cáscaras de huevo y de frutos secos, el pan, los huesos y las espinas, el papel sucio de cocina y servilletas, y hasta las flores y hojas secas irán al color marrón.

Cogersa, que en la actualidad posee terrenos suficientes como para seguir expandiéndose e iniciar nuevos modelos de tratamiento de residuos, de la mano del Ayuntamiento de Oviedo, espera poner en las calles el nuevo cubo durante el último trimestre del año. Dado que cada zona tiene sus características en función del número de habitantes, se pondrán en marcha dos sistemas de recogida: el urbano y el rural.

«En la zona urbana se seguirá el sistema actual», comenta Rivas, «se dividirá la ciudad en dos zonas y se procederá a la recogida los lunes, miércoles y viernes para la zona A, y martes, jueves y sábado para la zona B, con el objetivo de que sea un sistema asiduo que evite olores». En el ámbito rural se seguirá otro procedimiento. Acorde con las declaraciones de Rivas, se instalarán contenedores cerrados que se abrirán con una tarjeta electrónica. «Hasta ahora no había reducción de tasas por reciclar porque lo hacía Cogersa pero ahora, como quien quiera acceder a estos cubos habrá de tener esa tarjeta, se beneficiará de una reducción de tasas», afirma. Con ello se pretende estimular la acción en los núcleos con población reducida. Además, ha añadido Rivas, «habrá un programa específicos de grandes productores, comedores escolares, centros hospitalarios, clínicas, supermercados, fruterías… lo que vamos a hacer es una recogida específica para los que quieran beneficiarse. Tenemos previsto 97 empresas que pueden formar parte de este programa y a los que se les recogerían los residuos orgánicos seis veces por semana». 

¿Por qué se necesita?

La normativa europea marca dos objetivos a cumplir para 2020: rebajar un 20% los residuos que se generan y alcanzar el 50% de residuos preparados para la reutilización y el reciclaje. Cuanto más se separe, más basura se podrá reciclar que, en lugar de acabar bajo tierra, se podrá emplear para una segunda vida, ya que la mayoría de los residuos tratados se venden a empresas que se dedican, por ejemplo, a fabricar prendas textiles con plásticos.

«Queremos lanzar el mensaje a la ciudadanía de la importancia de la recogida de residuos, el reciclaje y su reducción», cuenta López. Su visita a Cogersa entra en el marco de la campaña de divulgación que iniciarán en los centros escolares durante este año para expandir la conciencia desde el principio. «Dentro de la campaña de visibilización está el tratamiento de la materia orgánica, en línea con el compromiso a nivel europeo de reutilizar en 2020 hasta en un 50% los residuos. En Asturias, Oviedo está en torno al 22%, siendo el segundo municipio solo por detrás de Sobrescobio. La ciudad está cumpliendo dentro de Asturias ese objetivo pero no a nivel europeo. Con el tratamiento de la materia orgánica esperamos avanzar y cumplir con nuestro compromiso de ciudad sostenible».

Resuelve dudas

¿El papel aluminio se recicla?, ¿un pañuelo de papel va en el azul?, ¿la tierra irá al nuevo cubo marrón? Las dudas suelen ser frecuentes y, por no equivocarse, hay gente que prefiere tirarlo todo al cubo general. Para que eso no suceda, aquí está la lista de lo que sí y no puede ir en cada cubo de basura.

Verde = vidrio

-Sí: frascos, tarros y botellas de vidrio.

-No: espejos, bombillas y fluorescentes, cistales, loza (tazas, jarrones, platos...). Además, la tapa de los botes debe deposistarse en el amarillo.

Azul = papel y cartón

-Sí: periódicos, revistas e impresos publicitarios, papel usado, cajas y envases de cartón.

-No: servilletas o pañuelos de papel que estén excesivamente sucios, pañales ni otras celulosas de higiene íntima.

Amarillo = envases ligeros

-Sí: botes y botellas de plástico, latas de metal, briks, bolsas, envoltorios de plástico fino (film), papel de aluminio, bandejas de espuma blanca (poliestireno expandido).

No: textil ni objetos de plástico que no sean envases como juguetes, calzado, CDs o DVDs, persianas, etc.

Marrón = materia orgánica

-Sí: restos de fruta y verdura, las cáscaras de huevo y de frutos secos, el pan, los huesos y las espinas, el papel sucio de cocina y servilletas, y las flores y hojas.

No: cenizas, tierra, colillas, pañales, compresas, tampones, excrementos de animales.

¿Y lo demás?

Todos esos muebles, aparatos electrónicos o residuos especiales del hogar deben depositarse en los puntos limpios que están repartidos por diferentes zonas del Principado. Aquí se deberan dejar lo siguiente: aparatos eléctricos y electrónicos, aceite mineral (motores) y vegetal (de cocinar), tubos fluorescentes, led y bombillas de bajo consumo, neumáticos fuera de uso, ropa usda, muebles, pilas y baterías, escombros, residuos vegetales (podas y siegas), plásticos de uso agroganadero, restos de pinturas y barnices.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Todo lo que tienes que saber sobre el nuevo cubo de reciclaje