El cielo asturiano también tuvo su «expediente x»

Un supuesto ovni sobrevoló el Principado en 1969, según atestigua uno de los 80 informes desclasificados del Ministerio de Defensa

Fragmento del expediente 690626
Fragmento del expediente 690626

Redacción

Poco faltó para que unos homólogos Mulder y Scully, protagonistas de la serie Expediente X, visitasen Asturias en el año 1969. Concretamente, el día 26 de junio. Al parecer, en esa fecha se dio un caso de avistamiento ovni desde el, en aquél momento, recientemente inaugurado Aeropuerto de Asturias y también desde la villa de Gijón. O, al menos, así deja constancia de ello el expediente 690626, uno de los 80 informes desclasificados -el asturiano desde el año 1993- que el Ministerio de Defensa ha acercado a la población estos días a través de su biblioteca virtual. El bautizo de estos documentos no puede ser más descriptivo: Expedientes Ovni.

El informe es breve y conciso. El jefe del Aeropuerto de Asturias procede a la comunicación del fenómeno, avistado entre las 10.45 y las 12.00 horas sobre el cielo de Gijón. El objeto, parecía «de plástico, translúcido, de forma trapezoidal y con cierta semejanza a las cometas empleadas por los niños». Además, presentaba un «un borde brillante», que alternaba «a ser el anterior y otras el opuesto». Estas luces daban que pensar en un evento de origen desconocido, pero parece que siempre se trata de buscar una respuesta lógica a aquello que no podemos explicar. En esta ocasión se atribuyó a una «variación que se supone debida al cambio de incidencias de los rayos del sol», puesto que el brillo, a todos los que lo observaron, les «dio la impresión» de ser por luz reflejada y no propia.

De igual manera, los testigos no podían esconder su asombro, sin ser capaces de precisar con exactitud su altura y su tamaño. «Unos 15 metros» fue el que se atrevió a estimarle el jefe del aeropuerto asturiano en su comunicación, además de un «desplazamiento lento y en dirección aproximada Este-Oeste». Unos días después, el subsecretario de Aviación Civil remite el informe al teniente general del Estado Mayor, convirtiéndose en uno de los expedientes x españoles que pasará, en este caso, 24 años confinado en un archivo junto a muchos otros. 

Posible explicación y contexto de la época

La posible explicación del ovni puede ser la que aparece en el apartado de «consideraciones» del documento, que contempla que «un corresponsal del Centro de Estudios Interplanetarios en Gijón pudo observarlo con ayuda de unos potentes prismáticos». Esta persona supuestamente «verificó» que se trataba de un globo sonda, «muy parecido al que fue visto en Madrid el 5 de septiembre del 68 (globo estratosférico del CNES francés)». Ya sea real o fruto de la creatividad buscando una explicación racional, algo que nunca sabremos, el hecho es que el documento fue clasificado como top secret durante más de dos décadas.

Para poder comprender los hechos también hay que ubicarse temporalmente en aquellos años, en los que «la moda de los ovnis» estaba en pleno auge. Los medios de comunicación se hacían eco de los avistamientos españoles y extranjeros, que cada vez eran más numerosos -quizá en una curiosa retroalimentación entre público y medios-, lo que hacía que las fantasías extraterrestres fueran uno de los temas de la época. Especialmente en España, en los 60 y 70, destacó el conocido como Caso Ummo, una serie de comunicaciones a través de cartas y otros documentos con grupos de investigadores y creyentes en el fenómeno Ovni, que fue creciendo exponencialmente hasta llegar a darse incluso supuestos avistamientos. El más famoso ellos fue el de San José de Valderas, en Alcorcón. Años después se demostró que todo había sido un fraude por medio de la confesión del propio autor de los hechos.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

El cielo asturiano también tuvo su «expediente x»