López-Otín, de nuevo candidato al Princesa de Asturias de Investigación Científica

El Nobel Jules Hoffman presenta la candidatura conjunta del catedrático de la Universidad de Oviedo, Juan Carlos Izpisua y Guido Kroemer por sus trabajos sobre el envejecimiento

Carlos López-Otín
Carlos López-Otín
europa press
Redacción

No es la primera vez. Y, de no prosperar esta vez la propuesta, tampoco será la última. El bioquímico y catedrático de la Universidad de Oviedo Carlos López-Otín será uno de los candidatos al Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2017 a propuesta del premio Nobel de Medicina Jules Hoffmann, que ha presentado la candidatura conjunta de López-Otín, Juan Carlos Izpisua Belmonte y Guido Kroemer. En su propuesta, Hoffmann alude a sus méritos en el abordaje multidisciplinar al estudio y comprensión de los mecanismos moleculares y celulares desencadenantes de la generación y degeneración tisular que finalmente conllevan al envejecimiento.

López-Otín es bioquímico, catedrático en el área de Bioquímica y Biología Molecular en el departamento de Bioquímica de la facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo, y entre sus trabajos destacan las investigaciones en torno al cáncer, la artritis o de enfermedades hereditarias.

El doctor Izpisua Belmonte (nacido en Hellín), profesor en el Salk Institute (EEUU) y Catedrático Extraordinario de Biología del Desarrollo de la UCAM (España) es uno de los investigadores más relevantes a nivel mundial en una de las áreas más prometedoras de la Biomedicina, la Medicina Regenerativa.

Su trabajo ha sido fundamental para elucidar las bases celulares y moleculares de la diferenciación y regeneración de tejidos y órganos, así como para el desarrollo de nuevos modelos in vitro e in vivo que están permitiendo una mejor comprensión de los factores desencadenantes del proceso de envejecimiento humano. Además, Izpisua ha desarrollado nuevas tecnologías de edición génica que permitirán tratar y prevenir la transmisión de enfermedades mitocondriales y nucleares asociadas al envejecimiento. 

Por su parte, el biólogo celular Guido Kroemer es investigador de biología celular en el INSERM y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Paris Descartes, y ha contribuido a la comprensión del papel de las mitocondrias en la muerte celular.

El trabajo desarrollado por estos investigadores, de primer nivel mundial como lo demuestran las más de 100 publicaciones conjuntas en las tres revistas más prestigiosas a nivel internacional (Cell, Nature y Science), ilustra cómo la investigación científica fundamental ayuda a la curación de enfermedades asociadas al envejecimiento que tienen un efecto devastador en la humanidad, así como al desarrollo de tratamientos que permitan ralentizar, incluso revertir, el envejecimiento.

Valora este artículo

20 votos

López-Otín, de nuevo candidato al Princesa de Asturias de Investigación Científica