Un cráneo de 13 millones de años arroja luz sobre el ancestro común de hombres y monos

El hallazgo describe una cría, de aspecto parecido a un gibón y al que han denominado «Alesi»

redacción / la voz

El hallazgo en Kenia de un cráneo muy completo de hace 13 millones de años revela cómo pudo ser el ancestro común de los monos y los seres humanos. El hallazgo, publicado en la revista Nature, describe una cría, de aspecto parecido a un gibón, a la que han denominado Alesi.

Entre los primates antropoides, los seres humanos están más estrechamente relacionados con los chimpancés, gorilas, orangutanes y gibones. Nuestro antepasado común con los chimpancés vivió en África hace entre 6 y 7 millones de años y gracias a los fósiles hallados por los científicos se sabe cómo evolucionaron los humanos desde entonces.

Sin embargo, poco se conoce de la evolución del ancestro común de todos los monos y los humanos anterior a hace 10 millones de años. Esto se debe a que los fósiles de este período son escasos y consisten principalmente en dientes y huesos parciales de mandíbula, lo que ha hecho difícil responder a si este antepasado se originó en África y cómo era. Una investigación realizada por un equipo internacional liderado por la Universidad Stony Brook (EE.UU.), permite ahora abordar mejor estas preguntas. El trabajo describe el fósil de un cráneo infantil de un mono extinto. «Hemos sido capaces de observar la cavidad cerebral, los oídos internos y los dientes adultos que aún no habían salido con su registro diario de líneas de crecimiento», asegura Paul Tafforeau, investigador que participó en el trabajo. «La calidad de nuestras imágenes es tan buena que podemos establecer por los dientes que el bebé tenía alrededor de un año y cuatro meses cuando murió», añade.

Los dientes adultos que aún no habían salido dentro del cráneo de la cría de mono, del tamaño de un limón, también indican que se trata de una nueva especie, denominada Nyanzapithecus alesi. El nombre lleva la palabra turkana «ales», que significa ancestro, porque «hasta ahora, todas las especies de Nyanzapithecus que se conocían era solo por sus dientes, y también era una cuestión abierta si eran o no monos», señala John Fleagle, de la Universidad Wake Forest (EE.UU.), otro de los autores de la investigación.

«El cráneo tiene tubos óseos del oído completamente desarrollados, una característica importante que está relacionada con los monos actuales», expone Ellen Miller, de la Universidad Wake Forest

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Comentarios