Islandia, el país que está acabando con el síndrome de Down

Cada año nacen dos bebés de media con esta alteración cromosónica

.

Redacción

El número de nacimientos de bebés con síndrome de Down en Occidente ha disminuido de forma considerable en los últimos años. La cifra es inversamente proporcional a los avances en las pruebas a embarazadas, cada vez más minuciosas y precisas. Muchas parejas toman la decisión de abortar tan pronto como el doctor les informa de que el bebé que esperan cuenta con una copia extra del cromosoma 21. 

Como decíamos, la caída de la curva es generalizada tanto en Europa como en Estados Unidos, pero destaca especialmente en un país: Islandia. La gélida isla que acaparó titulares hace una década por su particular forma de salir de la crisis financiera está acabando con los nacimientos de niños con síndrome de Down. Según los datos recogidos por la CBS en una publicación reciente, las pruebas de detección prenatal se introdujeron en el país en el año 2000. Desde entonces, casi el 100 % de las mujeres que obtuvieron un positivo en esta anomalía cromosónica, decidieron interrumpir su embarazo. La ley del país permite abortar pasadas las 16 semanas en los casos en los que el feto presente una deformidad. 

«En Islandia continúan naciendo bebés con síndrome de Down», afirma Hulda Hjartardottir, la jefa de la unidad de diagnóstico prenatal del principal hospital del país. Aunque tal y como reconoce a la CBS, estos casos se deben a errores en los diagnósticos, ya que las pruebas no presentan un fiabilidad total. 

En el año 2009 nacieron tres islandeses con síndrome de Down. Algo extraordinario, ya que lo habitual es que la cifra no supere los dos. 

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Islandia, el país que está acabando con el síndrome de Down