Los niños también quieren ser princesas

Mientras Disneyland Paris ha pedido perdón a un menor por vetarle en una actividad «para niñas», cada vez más famosas visten a sus hijos como personajes femeninos


redacción / la voz

Dice Joaquín Sabina que las niñas ya no quieren ser princesas y que a los niños les va lo de ahogarse en alcohol. Pero no sabía el cantautor cuando escribió estos versos que los roles de género comenzarían a disiparse poco a poco con el paso de los años gracias, entre otras cosas, a que padres famosos y anónimos han dejado que sus hijos construyan su propia identidad sin importar el sexo. No obstante, no todos los sectores han ido avanzando parejos e incluso esta semana, el parque de atracciones Disneyland Paris se ha visto obligado a pedir disculpas a la madre de un niño británico al que, en un primer momento, se le prohibió participar en la actividad «Princesa por un día», porque solo era apta para niñas.

Unos meses antes de este incidente, en otro parque temático del gigante Disney, en este caso el de California, la cantante Adele dejó a un lado los convencionalismos y decidió pasear tranquilamente por el recinto junto a su hijo Angelo vestido como Anna, la princesa de Frozen a la que los más pequeños adoran. La artista se convirtió en el centro de la polémica tras haber permitido que el pequeño se disfrace como su personaje favorito, independientemente de que este sea mujer u hombre. Entonces, la cantante respondía lo siguiente: «No puedo esperar por saber quién va a ser su novia o su novio o qué películas le van a gustar. Siempre le apoyaré sin condiciones en todo aquello que quiera ser».

«Mala madre»

Pese a que hubo voces que la tildaron de mala madre, celebridades como Charlize Theron aprovecharon para reivindicar, junto a sus hijos, que la cuestión de los roles de género está tan caduca como trasnochada, y salió a la calle junto a su hijo Jackson, de cuatro años imitando el look de la princesa Elsa -también de Frozen-: un vestido azul y una gorra de la que salía una larga y dorada trenza. «¿Cómo es legal que Charlize Theron deje que su hijo lleve vestido y peluca?» se preguntaba nada ver las imágenes el locutor de radio Brian Willis en Twitter, al que muchos apoyaron. Pero la actriz no quiso entrar al trapo y, al contrario que Adele, no se manifestó al respecto.

La cantante Pink, la última en reivindicar que los menores superen los roles de género

La cantante Pink, que el pasado domingo recibió el premio MTV Music Awards honorífico en homenaje a toda su carrera, decidió aprovechar el momento de la entrega del galardón para reivindicar la aceptación de los menores, aunque se sientan diferentes. Comenzó su discurso contando una historia que vivió con su hija de seis años -que, por cierto, acudió a la gala vestida de traje y corbata-. Al parecer, la pequeña Willow llegó un día a casa diciéndole que era «la niña más fea del mundo» y que parecía «un niño con coleta». Ante este comentario, la cantante explicó que le confesó a su hija que muchas personas le atacaban por el hecho de llevar el pelo corto y tener un «cuerpo masculino», pero que nada le había hecho renunciar a ser quien quería ser.

Así, Pink aprovechó la coyuntura para agradecer a artistas «andróginos» como David Bowie, Freddie Mercury o Annie Lenox su valentía y autenticidad.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Los niños también quieren ser princesas