Imagen:

El porcentaje de mujeres en carreras TIC en España se estanca en el 12 %

La OCDE alerta de esta brecha de género, con presencia desproporcionada en función del área


Santiago / La Voz

El 79 % de los nuevos matriculados en carreras del sector educativo son mujeres, pero en aquellas que se engloban en las llamadas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) la cifra baja al 12 %. Una brecha de género desproporcionada de la que ha alertado la OCDE en su último informe sobre el panorama de la educación. Y es que la elección de estudios tiene un fuerte sesgo de género en España y en el resto de países, pero quizás es aquí más llamativo. De hecho, este escaso 12 % de matrícula femenina en las TIC se eleva al 19 % en la media de los estados de la OCDE.

En las titulaciones relacionadas con la salud y el bienestar el grueso del alumnado es también femenino (el 72 %), pero en este caso incluso es mayor el desequilibrio a nivel internacional. Solo en las titulaciones relacionadas con las ciencias empresariales, la administración y el derecho hay una mayor proporción entre hombres y mujeres, alcanzando estas el 55 % de la matrícula total.

Este sesgo es preocupante, ya que se considera que las áreas de estudio denominadas STEM, que engloban ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, son determinantes en la promoción de la innovación y el crecimiento económico. La tasa media de empleo, por ejemplo, es siete puntos superior en España para los graduados en carreras TIC que para los que tienen un título universitario de ámbito educativo.

Este no es el único indicador que analiza el informe de la OCDE. Otro es el de los ninis, que el documento define como neet. Son aquellas personas de entre 18 y 24 años que ni trabajan, ni estudian ni llevan a cabo ningún otro tipo de formación. Son el 23 % del total de los jóvenes en este período de edad en España, frente al 15 % de la media de la OCDE y de la Europa de los 22. Esta tasa sitúa a nuestro país como el octavo con más proporción de ninis, después de Turquía, México, Colombia, Costa Rica, Italia, Chile y Grecia. En Islandia, por ejemplo, rondan el 5 %. 

Peor es la situación si se hace un análisis temporal. El porcentaje de jóvenes de entre 20 y 24 que ni trabaja ni estudia ha crecido en España en los últimos diez años, pasando de menos del 20 a más del 25 % del total.

El Ministerio de Educación ha hecho una lectura positiva de los datos que arroja el informe porque aunque la situación no es halagüeña sí ha mejorado. Por ejemplo, el porcentaje de adultos de entre 25 y 64 años que solo tienen estudios obligatorios ha bajado en un decenio, pasando entre el 2006 y el 2016 del 50 % a menos del 42 %. Aún así, el sistema educativo tiene que ponerse las pilas. Y es que en España el 35 % de los jóvenes de 25 a 34 años no tienen un título de educación secundaria superior, más del doble de la media de la OCDE, en donde son solo el 16 %. 

Más estudios, más empleo

Evidentemente a menor nivel educativo más desempleo. Los jóvenes con estudios terciaros -universitarios o similar- tienen un 76 % de tasa de empleo; los que llegan a la educación secundaria superior un 68 %; y en los que no superaron la secundaria superior se limita al 60 %.

A mayor nivel de estudios, menos posibilidades de sufrir depresión

El informe presentado por la OCDE valora también la incidencia de la educación en los resultados sociales. Tener más nivel educativa suele ir acompañado de una mayor tasa de empleo y un mejor salario, lo que acaba redundando en más bienestar social. Y esto se refleja incluso en las posibilidades de tener depresión, al menos por los datos que arroja el estudio. El 14 % de las mujeres adultas con una formación inferior a la secundaria superior dicen tener depresión en España, así como el 6 % de los hombres. Esta misma tasa baja al 9 y al 5 % respectivamente cuando el encuestado tiene estudios secundarios superiores; y desciende al 4 % entre las mujeres y al 2 % entre los hombres entre los que cuentan con un nivel educativo terciario. Aún así, en la media de la OCDE la situación es peor.

El panorama de la educación

Etapa infantil

España, a la cabeza. La tasa de escolarización en infantil es casi completa en España, con un 97 % del total a los 4 años de edad. La media del resto de países se queda en un 86 %.

Gasto público

Menos que la OCDE. España destina a esta etapa infantil el 0,8 % del PIB, igual que la media. Eso sí, el porcentaje de aportación pública es menor, del 75 %, frente al 82 % de la OCDE.

Profesores

Mejor pagados. Los docentes de instituciones públicas, ya sea en infantil, primaria o secundaria, están mejor pagados que la media, tanto en salario inicial como tras 15 años de experiencia.

Ratio docente alumno

Menos alumnos por profesor. Y la media de estudiantes por docente también es inferior a las cifras de la OCDE, tanto en educación primaria como en secundaria y terciaria.

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
OCDE TIC Paro Educación
Comentarios