El grupo Pussycat Dolls funcionaba como «una red de prostitución»

Kaya Jones, exmiembro de la banda de pop, ha publicado una serie de mensajes a través de Twitter destapando el escándalo

The Pussycat Dolls - Don't Cha

La Voz

Prostitución, drogas, abusos. Doce años después de haber abandonado el grupo de pop Pussycat Dolls, Kaya Jones, una de sus integrantes, ha decido revelar la tormentosa verdad de la banda. Quizás animada por los últimos escándalos sexuales destapados en Hollywood a raíz de las acusaciones de abusos sexuales de actrices y empleadas contra el productor Harvey Weinstein, Jones ha publicado varios mensajes a través de su cuenta de Twitter asegurando que Pussycat Dolls funcionaba como una «red de prostitución».

«La verdad es que no estaba en un grupo de chicas, estuve en un círculo de prostitución. Cantamos y fuimos famosas mientras que todos los que nos poseían hicieron dinero», aseguraba Jones en el primero de los tuits que compartió con sus más de 166.000 seguidores. La artista, de 33 años, formó parte de la banda entre el 2003 y el 2005.

Jones explica que tanto mánager como ejecutivos de discográficas se aprovecharon de las chicas del grupo, que entonces eran muy jóvenes y tenían un único sueño: alcanzar la fama. Cuenta que a cambio de convertir en realidad sus sueños, los jefes las obligan a mantener relaciones sexuales con algunos hombres. Una situación dramática por la que afirma abandó el grupo tres años después. Jones abandonó sus «sueños, a mis compañeras de banda y un contrato de grabación valorado en 13 millones de dólares. Sabíamos que seríamos las número 1».

«Trataron de silenciarnos, pero nos hizo más fuertes. Trataron de drogarnos, pero estábamos muy despiertas. Trataron de dejarnos en una lista negra, pero nuestros fans nos siguieron. Ya no somos niñas», continúa explicando la joven. 

Kaya Jones explica en Twitter que la mayoría de los artistas que sufren abusos no denuncian este tipo de situaciones. ¿Por qué? «¡Todos sufrimos abusos! A mí me amenazaron de que si hablaba terminarían con mi carrera, o incluso mi vida». Jones, que publicó estos mensajes hace dos días, ha querido agradecer a sus seguidores todo el apoyo que está recibiendo. 

Abusos sexuales en la industria de la música y del cine

 El caso de Kaya Jones no es aislado. El escándalo sexual destapado a raíz de las acusaciones de abusos sexuales de actrices y exempleadas contra el productor Harvey Weinstein estalló a principios de octubre, cuando el diario The New York Times y la revista The New Yorker destaparon el historial de acosos sexuales supuestamente perpetrados durante décadas por uno de los productores más conocidos y poderosos de Hollywood.  

 

Tras conocerse las revelaciones, la Academia de Hollywood emitió un comunicado para rechazar la «repugnante» y «abominable» actitud del productor. El pasado fin de semana tras una reunión urgente celebrada en Los Ángeles, la Academia decidió expulsar a Harvey Weinstein. «Hacemos esto no solo para separarnos de alguien que no merece el respeto de sus compañeros, también para enviar el mensaje de que la era de la ignorancia deliberada y la complicidad vergonzosa en los comportamientos sexuales de depredadores en nuestra industria ha acabado», reza el texto. «Lo que está en cuestión es un problema muy grave que no tiene lugar en nuestra sociedad», añaden los miembros de la junta de la Academia de Hollywood, institución encargada de los Óscar y en la que se integran importantes iconos del cine, como Tom Hanks, Whoopi Goldberg y Steven Spielberg.

La lista de actrices y modelos que sufrieron los abusos de Weinstein no ha dejado de crecer en los últimos días y, entre las víctimas, figura Angelina Jolie, quien a finales de la década de los 90, durante el lanzamiento de la cinta «Jugando con el corazón», rechazó avances del productor en una habitación de hotel. En las últimas horas, la actriz Eva Green también ha dicho que tuvo que escapar del productor cuando trató de agredirla en una habitación de hotel, el escenario que Weinstein usaba para sus agresiones, según los testimonio de las víctimas que han salido a la luz estos días. La lista de actrices y modelos que sufrieron los abusos de Weinstein llega ya a 40.

Este domingo la cantante islandesa Björk acusaba indirectamente en las redes sociales al director danés Lars von Trier de haberla acosado sexualmente durante el rodaje de Dancer in the Dark, una denuncia que el cineasta ha negado. En un mensaje en Facebook, Björk compartió su experiencia «con un director danés» sin citar su nombre, pero sólo ha protagonizado esa película, estrenada en el año 2000, y fue pública su relación conflictiva con Von Trier, el cofundador del movimiento Dogma.

La artista islandesa resaltó que dado que procedía de uno de los países con mayor igualdad entre sexos y por su condición de estrella musical, le quedó claro desde el principio que la «humillación» y el «acoso sexual en grado menor» que sufrió era la norma general para el director y su equipo, que «lo hacían posible e incitaban a ello». «Me di cuenta de que es algo universal que un director pueda tocar y abusar de las actrices a su voluntad y que el mundo del cine lo permite. Cuando lo rechacé de forma repetida, se enfadó, me castigó y creó para su equipo una red de ilusión en la que yo parecía la difícil», aseguró la cantante.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El grupo Pussycat Dolls funcionaba como «una red de prostitución»