Estas series de mini no tienen nada

«The sinner», «Big Little Lies», «Olive Kitteridge» o «The Night of» tienen algo en común: pocos episodios y no más de una temporada, o no de momento. Si quieren desnudar a la pareja «perfecta», ver a un Turturro magistral o saber de qué es capaz Jessica Biel quédense. Esta ficción tiene Pulitzer, y se ve en un esprint


Hoy que la cuestión es estar o no estar en streaming, hay miniplatos de la carta que se salen (y no por un pico de tiempo, sino por pulso narrativo), ficciones con miga que se papan de un bocado en el horario estelar que usted decida. Olive Kitteridge es de Pulitzer, no solo por la novela de Elizabeth Strout que la inspira y le dio el premio, sino también por cómo la encarna Frances McDormand. Y no mirarán igual a Turturro tras haber visto y sentido sus picores en los pies, y el duro papel de abogado de oficio en chanclas que acomete sin rajarse, con ayuda de milagros curanderos, en The Night Of.

Igual es cosa mía, pero me da que, Shameless mediante, empieza a cansarnos el maratón. Mejor que la temporada sea un avance de novedad que un déjà vu, ¿no? En este ritmo seriéfilo de vida que aspira romper la monotonía de la rutina nos va el esprint. Lo bueno si breve dos veces bueno, ¿no es menos, más? ¿Otra temporada de Juego de Tronos? ¡Ni por Jon Nieve! Discúlpenme.

Yo confieso. La nueva obsesión que hace buena la máxima de la brevedad en Netflix se llama The Sinner. Tres claves: Crimen brutal. Jessica Biel. Trauma que no logra recordar. Y una pregunta: ¿por qué? En una de las estrellas de la temporada en miniserie, esta es la cuestión, no quién lo hizo, sino por qué. Entrarán como en casa. Con esa confianza que da la naturalidad, The Sinner invita de partida a ojear la vida doméstica de Cora Tannetti, una Jessica Biel de tenso rictus que lleva una vida familiar normal. Está casada con Mason (precioso Christopher Abbott), tienen un hijo pequeño y unos abuelos implicados. No se acomoden, que la calma se rompe en minutos, ya en el primer episodio de los 8 que dura esta serie que perturba cada vez más con su soundtrack.

Una escena de domingo familiar de playa se cubre de sangre por un asesinato carnicero a plena luz del día. ¡Tras tras tras tras tras tras tras! Siete puñaladas. Primer subidón de adrenalina. Brutal. La gran carga dramática de The Sinner la lleva Cora (Biel), que afronta sutil y brutal un exorcismo interior que la devuelve a su infancia, a su adolescencia, a una noche fatal, a recordar un trauma que se hace esperar para ser desvelado. Hay capítulos en que la tensión se dilata y nos distrae pero no soltamos esa gran pregunta: ¿por qué, por qué? Y esta otra, más acuciante: ¿Pero qué demonios le pasó? Jessica Biel se sostiene sola con su cruz en The Sinner, con su interpretación orgánica de una mujer al límite, pero el detective Ambrose es su partenaire perfecto. Imprescindible este Bill Pullman sadomaso, de mirada oblicua y gran intuición, con sus uñas machacadas «por amor» y un matrimonio en ascuas. El final de la serie (que yo vi ayer mismo) revienta el corazón. Y hace pensar en eso de la única manera de superar un trauma es afrontarlo, y destrozarse en esa lucha. Pero no solos. La ayuda de un solo hombre valiente y tenaz, como Ambrose, cambia las cosas del todo.

Otro de los must del año es The Night Of, ficción que devora prejuicios tras el brote islamofóbico que sucedió al 11S. Deberían (y es un deber que da placer y cura de espanto) asomarse a la sordidez de la cárcel de The Night Of, a la mirada de espejo sin fondo de Naz Kahn (Rizwan Ahmed), donde verán sucesivamente, impulsados por la red de personajes e intereses de la trama, inocencia y culpabilidad. The Night Of empieza con un crimen brutal, y un culpable perfecto, un paquistaní que le ha robado el coche a papá para salir. La serie pone sin rodeos el espejo frente a nuestros prejuicios y de un mundo Trump dividido en parcelas por etnias y estatus, y embrutecida en su juicio. The Night Of nos hace dudar. Ese lujo...

De pequeñas grandes mentiras se vive en Big Little Lies, drama cool en HBO que nos lleva, de la mano del trío de ases Reese Witherspoon, Nicole Kidman y Shailene Woodley, al corazón de la hiperpaternidad, a Monterrey, un pueblo de California como un show de Truman, paraíso de familias perfectas que vamos a desenmascarar... con el postre de una banda sonora para guardarse (esa Martha Wainwright). Parece que esta miniserie va a más, a por la segunda temporada, y eso que el final fue, en efecto, y contra la inercia imperante, un final. Si les va esto de atreverse a ver lo que hay debajo de la alfombra, que sepan que un productor rechazó Big Little Lies por la falta de desnudos (Weinstein rules). Ocho Emmys se llevó esta ficción que asesta un golpe maestro a la violencia machista, sin caer en la tentación del cliché facilón. Y le da la vuelta a otro gran tópico, moviendo a pensar que quizá el mejor ataque está en tener una buena defensa.

.

BIG LITTLE LIES

SOBRE PAREJAS «PERFECTAS» Y PADRES HELICÓPTERO

Esta ficción tiene miga. La liga de los hiperpadres compite en «Big Little Lies», serie de HBO que da un golpe maestro a la violencia doméstica... y le quita el disfraz. Guion, fotografía, música e interpretaciones de lujo para ponerse las pilas en el mundo real.

.

THE SINNER

CRIMEN BRUTAL EN EL PARAÍSO

En la línea de «Big Little Lies» o «The Affaire» está una de las grandes minis de Netflix. Jessica Biel brilla en un thriller sangriento y psicótico con infancia rota de fondo. Querrán más... querrán saber por qué.

.

THE NIGHT OF

Un crimen arranca «The Night of», ficción de HBO que desnuda en 8 episodios los prejuicios xenófobos que descerrajó el 11-S y ofrece a un Turturro impagable como abogado ¡en chanclas! Sublime también Rizwan Ahmed.

.

OLIVE KITTERIDGE

GRAN MCDORMAND PARA UN PULITZER

«Olive Kitteridge» tiene en pantalla la cara ideal. Frances McDormand, Richard Jenkins y Bill Murray bordan esta ficción dramática que le dio el Pulitzer a Elizabeth Strout. Imprescindible.

.

ALIAS GRACE

LA FIEBRE ATWOOD NO REMITE

Tras la profecía de «El cuento de la criada», Margaret Atwood ha dado a Netflix otro salto de premio, ahora con el drama real de Grace Marks. La candidata al Nobel tiene la llave del caso, de una conciencia que nos hará poderosas de verdad.

.

EMPIRE FALLS

EL ÚLTIMO PAUL NEWMAN

Cuesta reconocer a un anciano Paul Newman en esta miniserie de HBO de solo dos episodios «Empire Falls». Es la adaptación de un Pulitzer que tiene sus años pero desprende encanto sin tiempo. 

.

THE DEUCE

ASÍ EMPEZÓ EL PORNO

Regreso al 71. Vuelta al sórdido inicio de la industria americana del porno. James Franco hace doblete en esta miniserie de HBO. ¿Excitante? No se vengan arriba.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Estas series de mini no tienen nada