Los paraísos mundiales para la jubilación

Los analistas coinciden en aconsejar el retiro en Portugal, Colombia y México. España figura en el ránking de International Living de este año entre el top 10


Redacción / la voz

¿Quién no se ha imaginado pasando el resto de su vida viendo las puestas de sol desde un lugar remoto? Aquellos que estén considerando destinos cara a su retiro o quieran dar un cambio radical a sus vidas deberían tener en cuenta las últimas dos listas sobre los paraísos mundiales para la jubilación en el 2018. Los analistas de International Living (IL) y de Live and Invest Overseas coinciden en recomendar tres países: Portugal, Colombia y México.

El Algarve ya es cosa del pasado. En su lugar, la mejor opción para vivir en el viejo continente es Lisboa, según Kathleen Peddicord, de Live and Invest Overseas, no solo por el pintoresco paisaje de la capital que mira al Atlántico, con sus edificios centenarios de color pastel y sus artísticos adoquines, sino también porque la ciudad vive un nuevo momento de gloria, su resurgir a nivel económico y social.

La propia Madonna se mudó el año pasado a Lisboa y se ha convertido en embajadora de un país que está haciendo grandes esfuerzos por atraer el turismo, al tiempo que se ha convertido en un paraíso fiscal para jubilados europeos, atraídos por la no tributación de sus pensiones. Todo ello, sin olvidar que tiene un «estilo de vida asequible», según el Índice Global Paz es el tercer país más seguro del mundo y su sistema sanitario ofrece «un tratamiento profesional a bajo costo o gratuito», subraya Tricia Pimental, de IL, cuyo ránking se basa en una serie de parámetros cruzados (con datos del Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud) los cuales sitúan a Costa Rica en el primer puesto.

Al otro lado del charco se encuentran los otros dos refugios para la jubilación. A pesar de la mala prensa que precede a Colombia, Cali «es seguro» y además «una ganga», con alquileres entre un 25 % y un 30 % más baratos que Medellín, subraya Peddicord, «con un clima agradable que cambia poco a lo largo del año (...) y un desarrollo urbano que no se ha hecho a expensas de la belleza natural», añade. Y, para los que busquen calor tropical y aguas cristalinas, International Living sugiere las ciudades costeras del Caribe colombiano de Santa Marta o Cartagena.

En México (segundo en la lista de IL) tampoco es todo Ciudad Juárez y existen varios refugios seguros y ventajosos. Los analistas aconsejan Playa del Carmen, una ciudad costera en crecimiento. En plena Riviera Maya, ya es el hogar de más de 10.000 extranjeros, «es responsable del 30 % del ingreso turístico del país; la economía regional es estable y los empleos son abundantes», indica Live and Invest Overseas.

Refugio en las Américas

España también se encuentra en la lista, aunque ha perdido posiciones en el ránking que IL elabora desde hace más de 20 años. Permanece en el top 10, en un digno noveno puesto, donde se pone en valor su desarrollo (tiene la puntuación más alta junto a Francia), además del clima, la gastronomía, el bajo coste de la vida en comparación con el resto de Europa, las infraestructuras y el sistema sanitario. Pero, aquellos que han nacido en un lugar privilegiado como Galicia, en el que muchos desearían pasar el resto de sus días, ¿dónde acaban pasando su jubilación como forasteros? Pues la mayoría en las Américas.

Así lo demuestra el Padrón de españoles residentes en el extranjero (PERE). De los 98.308 gallegos de 65 o más años que viven en otros países, más de 41.000 se encuentra en Argentina, que junto con Venezuela aglutinan al 54 % de ellos, muchos de ellos emigrantes o hijos de estos. Otros 10.700 están en Brasil y 7.300 en Uruguay. Y solo un 19 % de los jubilados gallegos en el extranjero reside en Europa, una tercera parte de este porcentaje en Francia.

Suiza es el sexto destino. También es el país donde más ha crecido porcentualmente la comunidad jubilada gallega en los últimos años, seguido de Alemania, Reino Unido, EE.UU. y Australia.

Las recomendaciones del 2018

lisboa

Desarrollo

La capital portuguesa se ha sacudido su imagen de decadencia y se ha convertido en el epicentro que impulsa a todo el país.

Ventajas fiscales

Portugal se ha convertido en un paraíso fiscal para jubilados, atraídos por la no tributación de sus pensiones y un nivel de vida asequible.

cali

Seguridad

La tercera ciudad más grande de Colombia es la capital de la salsa y se considera un lugar seguro y tranquilo para vivir, con un clima agradable y gente amistosa.

Bajos precios

Los alquileres cuestan hasta un 30 % menos que en Medellín, algo que los inversores comienzan a ver.

playa del carmen

Exotismo caribeño

En plena Riviera Maya y a una hora al sur de Cancún, es una de las regiones de México más segura y destino vacacional privilegiado de agua azul y arena blanca.

Estabilidad y oferta lúdica

Su tirón turístico es garantía de estabilidad económica y de una oferta lúdica ligada al paisaje durante todo el año.

«¿El mejor lugar para el retiro? Galicia, aunque es difícil volver»

Joaquina Pérez Paz se jubiló en el 2017, a sus 60 años. Con solo 10 dejó su localidad natal, la pequeña villa costera de Palmeira (Ribeira) para cruzar el charco junto a sus padres en busca de un futuro mejor en Argentina, la tierra prometida por aquel entonces para muchos gallegos y donde ya habían emigrado sus abuelos antes. «Trabajé 32 años en una oficina como empleada administrativa y decidí dejarlo porque estaba muy cansada», cuenta. Quina, como la conocen sus allegados, forma parte de esa gran comunidad gallega jubilada que vive en Sudamérica y asegura que su retiro ideal sería «en Galicia, aunque es difícil volver».

«En los ochenta, cuando empezaron los problemas, me planteé regresar, pero decidí apostar por Argentina y quedarme. La vida ahora está muy difícil y cada vez se está poniendo peor. Parece, por lo que me cuentan, que en España tampoco van las cosas demasiado bien, aunque la situación es más alentadora que la que tenemos acá», cuenta con un marcado acento argentino la ribeirense, tras toda una vida en la provincia de Buenos Aires, a unos 30 kilómetros de la capital federal. «Veo que allá la gente mayor está bien atendida. Hay una seguridad social muy buena», indica.

La gallega no cobra el 100 %, sino un 64 % real del sueldo, «y la mitad de la jubilación se me va en pagar una obra social privada, sino no tengo pensión médica», subraya. Reconoce que la familia tira y volver a las raíces también: «Pensé que me iba a jubilar tranquila y a visitar a mi hijo a España, como mínimo cada año... Vivo con el corazón dividido, entre Argentina y España, porque extraño mucho mi hogar y tengo allá a parte de mi familia».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los paraísos mundiales para la jubilación