¿Y si tu Huawei espiase para el gobierno chino?

La CIA y el FBI advierten a los estadounidenses que utilizar teléfonos chinos podría servir para filtrar «información sensible» al gobierno de Pekín

Huawei.

¿Tiene usted un teléfono Huawei? Pues sepa que a la CIA, el FBI y la NSA (la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU.) no les hace ninguna gracia. Los directores de estos tres organismos han concluido que los aparatos y productos de marcas chinas podrían servir para realizar labores de espionaje y operar como una suerte de agentes del gobierno de Pekín.

La advertencia, recogida por la cadena CNBC, ha sido hecha en el seno del Comité de Inteligencia del Senado. Allí los máximos dirigentes de los servicios de inteligencia estadounidenses han mostrado su recelo ante la penetración de marcas como Huawei o ZTE en el mercado de las telecomunicaciones norteamericanas.

«Estamos profundamente preocupados por los riesgos de permitir que empresas o entidades en deuda con gobiernos extranjeros que no comparten nuestros valores ganen posiciones de poder dentro de nuestras redes de telecomunicaciones», ha expresado Chris Wray, director del FBI. Entre esas entidades estarían las citadas Huawei y ZTE que, según senadores de EE.UU., mantendrían vínculos «extraordinarios» con el gobierno chino.

La preocupación de los servicios de inteligencia se centra en la capacidad de estas empresas para captar información sensible que, señalan, difícilmente podrían negarse a compartir con Pekín. Según Wray, Huawei tendría «la capacidad para, de forma maliciosa, modificar o robar información, así como para permitir llevar a cabo un espionaje que no puede ser detectado».

Así las cosas, las principales agencias de inteligencia dudan sobre la conveniencia de que los empleados públicos estadounidenses utilicen terminales de telefonía chinos. Un recelo que recuerda al mantenido respecto al popular antivirus Kaspersky cuyo uso fue prohibido en todas las agencias federales a finales de 2017. Pese a que el popular software ofreció incluso mostrar su código fuente, el Gobierno Trump mantuvo su idea de que la compañía, con sede en Moscú, podría verse influida por el gobierno ruso.

Ante las acusaciones veladas de EE.UU. sobre que Huawei podría realizar tareas de espionaje para el gobierno chino, la marca ha asegurado que sus productos «no representan mayor riesgo de seguridad cibernética que cualquier proveedor de TIC, ya que compartimos cadenas de suministro y capacidades de producción globales comunes». Además ha apuntado que las manifestaciones de las agencias norteamericanas podrían estar «aparentemente dirigidas a inhibir el negocio de Huawei en el mercado de EE. UU». La compañía china se convirtió este pasado verano en la segunda marca de smartphones con más ventas a nivel mundial, sólo por detrás de Samsung y superando a la norteamericana Apple.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

¿Y si tu Huawei espiase para el gobierno chino?