Liberan a la salvadoreña Teodora Vásquez tras pasar once años presa por un aborto

«Sé que mi esfuerzo ha valido la pena», aseguraba la mujer encarcelada por una interrupción del embarazo espontánea y extrahospitalaria

Teodora Vásquez está libre tras once años en prisión por un aborto El Salvador corrige la plana y sorprende al liberar a condenada por aborto

Teodora Vásquez ha protagonizado uno de los casos más mediáticos de El Salvador. En un país donde todo tipo de interrupción del embarazo está penado, esta mujer fue condenada a 30 años de prisión por un aborto espontáneo. Tras las presiones de varias ONG, activistas e incluso la ONU, Teodora ha sido liberada cuando se cumplían diez años y siete meses de su ingreso en la cárcel. Pese a la alegría que se mostraba en el reencuentro con su familia, la opinión pública sigue pidiendo la libertad de otras 30 mujeres que se encuentran en situaciones parecidas.

Visiblemente emocionada y con los ojos enrojecidos, Vásquez, de 34 años, dijo a la prensa estar alegre por su liberación e «ilusionada de seguir luchando por las otras compañeras que están presas injustamente». «Agradezco a los magistrados de la corte y al Ministerio de Justicia por darme esta oportunidad de la libertad», apuntó esta mujer que estuvo diez años y siete meses encarcelada por un aborto espontáneo y extrahospitalario, el cual fue catalogado por los tribunales como homicidio agravado. Abrazada a sus padres, hijo y amigos, Vásquez exclamó: «Sé que mi esfuerzo ha valido la pena y estoy muy contenta de estar de nuevo con mi familia».

Luego de una solicitud de revisión del caso hecha por el abogado de Vásquez, Víctor Hugo Mata, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) determinó de manera unánime que «existen razones poderosas de justicia, equidad y de índole jurídicas que justifican favorecerla (a Vásquez) con la gracia de la conmutación». El juzgado de San Salvador de revisión de penas cumplió este jueves con la orden de liberar a Vásquez y expresó que la CSJ sostuvo que «la prueba científica no permite determinar ninguna acción voluntaria que condujera a la muerte de la criatura que estaba gestando».

Por su parte, Morena Herrera, una de las líderes de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, afirmó: «Hemos acompañado a Teodora desde el 2014 y continuaremos luchando por la revisión de las 30 mujeres encarceladas por las mismas causas». Vásquez afirmó que las mujeres que están encarceladas por las mismas causas que ella estuvo «deben ser liberadas (...) Así como yo tuve esta oportunidad, también ellas lo merecen». «La libertad de Teodora es esperanza para las otras mujeres que están encarceladas injustamente, porque ellas nunca debieron ser apresadas ni condenadas», recalcó Herrera. Por su parte, Ima Guirola, de la feminista CEMUJER, apuntó: «Nos unimos en solidaridad a este momento de justicia para Teodora y le expresamos su reconocimiento a nuestras hermanas de Agrupación Ciudadana y movimientos nacionales e internacionales por la justicia para las mujeres y demandamos del Estado salvadoreño políticas integrales de abordaje de los derechos de las mujeres».

En El Salvador el aborto de todo tipo, incluso el terapéutico, está legalmente prohibido. En virtud de la llamada ley antiabortos promulgada en 1998 están encarceladas 30 mujeres, 16 de las cuales han sido condenadas a entre 30 y 40 años de cárcel. El viceministro de Justicia de El Salvador, Raúl López, aseguró que la conmutación de la pena también obedeció a que Teodora Vásquez tenía un expediente penitenciario «completamente limpio» y a «sus avances en su proceso de educación formal y personal, así como sus capacidades laborales, con más de 30 diplomas alcanzados mientras estuvo privada de libertad».

La ONU celebra la liberación

«Celebramos la noticia», ha dicho el portavoz de la ONU, Rupert Colville, en la rueda de prensa celebrada este viernes. Colville ha recordado que Vásquez fue una de las mujeres con las que el Alto Comisionado, Zeid Raad al Hussein, se reunió en su reciente viaje a El Salvador y cuyo testimonio le «conmovió» profundamente, según confesó. «Es un paso positivo que podría allanar el camino para la liberación de otras mujeres que están en una situación similar y, en este sentido, urgimos a las autoridades a revisar los casos de al menos otras 25 mujeres que cumplen largas condenas por delitos relacionados con el aborto», ha indicado Colville. Además, ha aprovechado para reiterar el llamamiento que hizo en su momento Al Hussein para que El Salvador acabe con la prohibición total del aborto y permita la interrupción voluntaria del embarazado en los supuestos clásicos de violación y riesgo para la vida de la madre o del feto.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Liberan a la salvadoreña Teodora Vásquez tras pasar once años presa por un aborto