Cincuenta años del órdago de Serrat para cantar en catalán en Eurovisión

El artista renunció a interpretar «La, la, la» en castellano dos semanas antes del festival


redacción / la voz

Hace hoy cincuenta años la candidatura española al festival Eurovisión vivió el que fue su episodio más polémico: el órdago de Serrat para cantar en catalán.

Corrían los primeros días del año 1968 cuando TVE dio a conocer el nombre de su representante en lo que por entonces era un acontecimiento televisivo de cita obligada en una España con solo un canal y medio de programación. El artista elegido fue Joan Manuel Serrat, un joven que se había convertido en una de las voces de la nueva canción catalana. Tenía 24 años y su breve carrera musical se había desarrollado en catalán. En su primera actuación en TVE, en mayo de 1967, solo había interpretado tres canciones, todas en esa lengua. Empezó entonces la inquietud en un régimen que veía amenazadora una posible candidatura en un idioma que no fuera el castellano. Pero el cantante zanjó los rumores. En una entrevista que publicó La Voz de Galicia el 19 de enero, el artista respondía a la pregunta de si cantaría en catalán: «No, porque creo que las bases seguro que designarán canciones de carácter nacional».

Empezó entonces la selección musical. Las candidatas eran El titiritero, compuesta por Serrat, y La, la, la, del Dúo Dinámico. Esta última, con su oda optimista a las cosas sencillas, fue la elegida. Serrat arrancó la promoción y grabó la letra en varios idiomas europeos, el catalán entre ellos.

TVE consideró entonces que la petición le daba un sesgo político al certamen Pero el 25 de marzo de 1968, cuando faltaban menos de dos semanas para el festival, Serrat lanzó un desafío a Televisión Española, canal oficial del franquismo, pidiendo cantar en el idioma propio de su comunidad. Entregó varias cartas manuscritas dirigidas a la opinión pública y a la dirección de TVE en las que argumentaba: «Yo soy y sigo siendo por encima de todo un cantante catalán y en esta lengua me he expresado para cantar durante cuatro años -escribía-. Cuando se me designó para representar a TVE en Londres se me conocía solamente por mis canciones en catalán. ¿Por qué, entonces, no cantar en Londres en catalán, cuando ya estaba preparada la versión catalana de La, la, la?».

Serrat, que con los acontecimientos políticos recientes ha escuchado duras acusaciones de anticatalanista, escribía entonces que, por fidelidad a sí mismo, rogaba al director general de RTVE: «que comprenda mis argumentos y me autorice a cantar en Londres en catalán o que, en caso de que esto no fuera posible, acepte mi renuncia irrevocable».

TVE no se avino a negociaciones al considerar que la petición era incorrecta e inadmisible por intentar dar un sesgo político al certamen musical. Su candidatura fue retirada de inmediato y los nombres de posibles sustitutos no se hicieron esperar: el Dúo Dinámico, Juan y Junior, Karina o Massiel. Esta última fue finalmente la elegida y la que consiguió para España la primera de sus dos únicas victorias en Eurovisión.

Serrat estuvo vetado en la televisión pública hasta mediados de los setenta. Pasados los años, en el 2012 aseguraba en el programa de Julia Otero Entrevista a la carta: «Lo que debía haber hecho era no haber aceptado la propuesta de ir [...], pero una vez metido en ella lo que hay que hacer es actuar en conciencia. Yo planteé la posibilidad de ir en catalán porque era lo que más se adecuaba a lo que hacía y en lo que me sentía cómodo. Creo que el Gobierno se perdió una gran oportunidad, porque con un sencillo acto hubiera dado carpetazo al ostracismo y la segregación que vivía la cultura catalana».

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Cincuenta años del órdago de Serrat para cantar en catalán en Eurovisión