Robinsones en busca de mundos mejores

Llega a Netflix «Perdidos en el espacio», una actualización del clásico de ciencia ficción familiar de los sesenta emitido en plena carrera espacial

.

redacción / la voz

La Tierra ya no es su hogar. Los Robinson abandonan este planeta inhabitable en un tiempo futuro, allá por el año 2050, y se enrolan junto a un grupo de colonos espaciales en la búsqueda de un lugar mejor donde criar a sus hijos. En esa misión viven desde el minuto uno peligros y aventuras de otros mundos cuando el módulo en el que viajan, el Jupiter 2, impacta contra un planeta desconocido. Cincuenta años después del fin de la serie original emitida en los años sesenta, Perdidos en el espacio regresa hoy a Netflix como una actualización de diez episodios que rescatan la ciencia ficción para el público familiar.

El primer capítulo arranca con los Robinson en medio de una evacuación de emergencia. El matrimonio, que aparca a un lado sus diferencias para embarcarse en esta carrera por la supervivencia, y sus tres hijos abandonan la nave nodriza a bordo de un módulo para familias que los lleva de forma errática hacia un planeta desconocido. La buena noticia es que parece un lugar habitable, al menos en lo que a su atmósfera se refiere, lo que les permite respirar y sentir el aire puro en la cara por primera vez en mucho tiempo. La mala es que el entorno resulta hostil y complica las posibilidades de salir adelante después de haber sufrido un impacto imprevisto. Mientras la hija mayor, Judy, se ve amenazada por el hielo de las montañas, el pequeño, Will, se encuentra cercado por el fuego y la soledad en un bosque. Will, considerado en principio el menos apto para la misión, tiene un papel decisivo al convertirse en el primer ser humano que consigue hallar una evidencia de vida inteligente extraterrestre. Ahora que en la vida real parece crecer la preocupación sobre la relación con la inteligencia artificial en el futuro, el niño se convierte en un pionero al entablar relación con un misterioso robot alienígena.

El conjunto de la familia Robinson se compone de personajes muy diferentes, pero dotados cada uno de habilidades y conocimientos especializados que los hacen complementarios y les permiten salvar las diversas situaciones y hacer frente a los retos que tendrán por el camino. A ellos se suman también otros dos personajes huidos de la misma nave y que van a parar al mismo planeta.

La original Perdidos en el espacio, que se desarrolló en plena carrera espacial y concluyó su emisión un año antes de que el hombre pisara la Luna, era una extrapolación de la novela El robinson suizo, de Johann David Wyss, y de la película de Walt Disney Los robinsones de los mares del sur. La puesta al día producida por Netflix conserva aquel espíritu de serie familiar, pero con contenidos contemporáneos y relaciones personales más complejas, además de una factura que demuestra lo mucho que han cambiado los efectos visuales.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Robinsones en busca de mundos mejores