Una camarera ayudó a Letizia a reinar y guardar la ropa

La Reina tuvo un pequeño incidente en la cena de gala del lunes en el Palacio Real dentro de un traje azul noche

.

Como aprendimos desde pequeños, las verdaderas princesas no logran dormir encima de un guisante oculto bajo veinte gruesos colchones. Así que, según el imaginario de los cuentos de Andersen, si Letizia hubiera sido una reina de las de piel sensible y pedigrí real no podría haber permanecido sentada mucho tiempo sobre un vestido de Ana Locking cuajado de enormes perlas por los cuatro costados. Pero la fortaleza que compartimos los que tenemos sangre plebeya le permitió brillar en la cena de gala del lunes en el Palacio Real dentro un traje azul noche con el que, eso sí, tuvo un pequeño incidente. Le puede pasar a cualquiera. Estaba Letizia, como marca el protocolo, sentada a la izquierda del invitado principal, el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa. Al levantarse para el brindis, el botón que cerraba la espalda se soltó y amenazó con exponer más piel de la que estaba prevista en sus estudiadas aberturas. El servicio de palacio corrió raudo y veloz en su auxilio, como se pudo ver en unas imágenes que muestran a una camarera en cuclillas detrás de la reina solventando el desaguisado mientras el presidente luso supervisa atento la maniobra. Al final, sin perder la compostura, Letizia da las gracias a la camarera y De Sousa por ayudarla a mantener su imagen a raya.

Boda real

Enrique y Meghan se casan dentro de un mes y pronto los invitados recibirán las normas del protocolo que presidirán esta ceremonia que une dos continentes y que deberá conjugar la sobriedad británica con la tendencia americana al espectáculo. El orden de reverencias deberá reajustarse, a partir del enlace. Desde entonces, Beatriz de York tendrá que hacerle la reverencia a Meghan y Enrique, mientas que los novios, a su vez, deberán hacérsela a Guillermo, duque de Cambridge, y a su hijo Jorge. Esta vez el banquete se organizará en torno a mesas redondas y no a una gran mesa rectangular, como solía hacer la familia real británica. A los invitados se les ha hecho notar que estará bien visto llevar ropa de diseñadores británicos y que las tiaras solo las pueden lucir las mujeres casadas. Los guantes solo estarán permitidos si se combinan con mangas cortas y los zapatos de caballero deberán estar atados y ser de cuero. 

Bebé de Instagram

True Thompson es el nombre de la hija de Khloé Kardashian y el jugador Tristan Thompson, nacida hace menos de una semana. Para seguir la tradición familiar, el bebé ya tiene un perfil de Instagram propio que ya acumula miles de seguidores.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Una camarera ayudó a Letizia a reinar y guardar la ropa