Un juez investiga a tres trabajadoras por maltratar a un niño autista en un colegio: «Sal fuera y que te aguante tu tía»

Los padres colocaron una grabadora en la ropa del pequeño para constatar que en el centro de Getafe vejaban a su hijo

Imagen de la web del colegio público de Educación Especial Santiago Ramón y Cajal de Getafe
Imagen de la web del colegio público de Educación Especial Santiago Ramón y Cajal de Getafe
D. Roldán A. Torices
Madrid

«¿Te echamos agua por encima?». «No, me da miedo. ¡No me piques!», responde un asustado Eduardo. «Me estás revolucionando a los demás. Sal fuera y que te aguante tu tía», le espeta con crudeza, en otro momento, una de las trabajadoras del colegio público de educación especial Santiago Ramón y Cajal de Getafe (Madrid). Los padres del pequeño, de tan solo ocho años, confirmaron sus sospechas de maltrato con estos audios. «¿Has ido al médico?», le preguntan al pequeño, de tan solo ocho años y con autismo. «No», contesta. «Te van a pinchar en el culo».

El 10 de enero, los progenitores presentaron una denuncia en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Getafe. Ya han declarado como investigadas la tutora del menor, una profesora de apoyo y una auxiliar de enfermería como presuntas autoras de un delito de acoso y trato denigrante y otro de lesiones psicológicas. Las tres aseguraron que actuaron según el protocolo establecido por el colegio.

«No, no te levantas. Si no has terminado no te levantas», le gritan al pequeño de primero de Primaria, que contesta con sollozos. Los padres habían notado un comportamiento raro en su hijo desde que entró en el centro a principio de curso. Un psicólogo del hospital Gregorio Marañón confirmó que Eduardo presentaba crisis de ansiedad. En noviembre, los progenitores decidieron colocar una grabadora en la ropa del pequeño. Durante cuatro días escuchan el tono «desafiante, amenazador, despectivo y degradante» con el que tratan a su pequeño. «Eres más vago que la chaqueta de un guardia», se oye en los audios a los que tuvo acceso la Cadena Ser.

Tras el descubrimiento, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid comunicó a los padres que la grabación de imágenes en centros de menores está prohibida y que podían incurrir en una infracción de absentismo al haber dejado de llevar al niño al centro escolar. Los padres contestaron que, por recomendación médica, Eduardo no había vuelto a clase; un mes más tarde denunciaron los hechos al Gobierno regional.

Sin medidas

Por otra parte, la Consejería de Educación confirmó que no ha abierto expediente sancionador alguno contra las tres trabajadoras investigadas por el juzgado ni ha tomado medidas cautelares, como podría ser su apartamiento del servicio. «Por el momento, no se ha adoptado ninguna medida», confirmó un portavoz de esta consejería, que no supo detallar cuál era el motivo de la falta de actuaciones en este caso cuatro meses después de haberlo conocido.

Confirmó que la investigación iniciada por la Unidad contra el Acoso en el centro educativo está paralizada desde enero, prácticamente nada más iniciarse, porque congelaron las pesquisas en cuanto un juez penal les notificó que había comenzado a investigar los hechos. «Se paralizó al saber que el caso estaba judicializado, porque en esa situación la labor administrativa cesa ya que prevalece la actuación judicial», concretó la misma fuente, que añadió que la consejería pretende «que se esclarezca todo lo antes posible, para lo que le hemos ofrecido total colaboración al juez».

Los responsables madrileños de Educación explicaron que ya actuaron así en enero pasado, cuando el juez instructor les comunicó que la presunta víctima tenía que ser cambiada de colegio. Técnicos de la consejería hablaron con los padres para ver qué alternativas de escolarización especial existían cerca del domicilio familiar, les acompañaron a visitar los centros, y los progenitores del niño autista eligieron uno, que es en el que cursa estudios desde entonces, según la misma fuente.

Valora este artículo

1 votos
Tags
Comentarios

Un juez investiga a tres trabajadoras por maltratar a un niño autista en un colegio: «Sal fuera y que te aguante tu tía»