De Kate Perry con el papa al whisky de Bob Dylan

La cantante aparece en el Vaticano irreconocible para saludar a Francisco

.

Dicen que tengo buena vista, de lince. Pero ayer me costó reconocer a Kate Perry, totalmente vestida de negro y con un sombrero con rejilla saludando al papa Francisco en el Vaticano. Pero cómo iba a pensar yo que la cantante norteamericana, que fue a dar una charla sobre meditación a un foro de medicina regenerativa andaría por los salones vaticanos con ese estilismo, acompañada además de Orlando Bloom y Peter Gabriel. Pero ya ven. Allí estaba. Irreconocible la muchacha.

Prácticamente como las declaraciones de París Hilton realizadas en un documental donde alega que no es tan bonita la vida de influencer, que le gustaría dejar su DJ-set de Ibiza por la «felicidad real» de casarse y tener un hijo.

Lo que no me ha sorprendido nada es la reacción del rapero Kayne West a las críticas que le han hecho muchos artistas de su país por su reconocido apoyo al presidente Donald Trump, al que califica de «mi hermano». El polifacético cantante, al que le gusta ir por libre, le ha dedicado un tema de su último álbum al inquilino de la Casa Blanca. Lo lanzó por primera vez el viernes en una radio norteamericana. Se llama Ye vs. The People y dice que no todos los negros de EE. UU. son demócratas.

Pero bueno, el que no deja de sorprender es Bob Dylan. Ahora ha sacado un whisky. Cuál es el nombre: Heaven´s Door.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

De Kate Perry con el papa al whisky de Bob Dylan