Álvaro González de Buitrago: «Ahora no juego tanto, pero al menos le dedico tres o cuatro horas diarias»

Este especialista en «Clash of Clans» cree que puede que se esté creando una burbuja alrededor de los eSports

.

redacción / la voz

Licenciado en Derecho, Álvaro González de Buitrago preparaba las oposiciones de notarías y se relajaba jugando a videojuegos. Hoy, recién cumplidos los 30 años, es Alvaro845, un especialista mundial en Clash of Clans y Clash Royale, lidera un equipo de eSports (Team Queso) y gestiona varios canales de YouTube donde tiene más de 4 millones de seguidores.

-¿Cuándo empezaste a jugar a videojuegos y cuál fue el que te enganchó?

-Llevo jugando a videojuegos desde que tengo memoria. Uno de los que más me marcaron, y en los que más horas invertí, fue el Age of Empires II, solía jugarlo online y aprender de las estrategias que veía en otros jugadores. Siempre me han gustado mucho los juegos de estrategia y por eso en YouTube empecé con Clash of Clans.

-¿Cuánto tiempo dedicas cada día a jugar y atender tus canales de YouTube y redes sociales?

-Toda mi actividad me lleva al día más de 12 horas, pero los youtubers nunca llegamos a desconectar del todo, las redes sociales nunca descansan. La verdad es que ahora no juego tanto e invierto muchas más horas en gestiones que no se ven desde fuera, sobre todo vinculadas a Team Queso, pero al menos 3 o 4 horas diarias sí dedico a jugar.

-¿Te ves toda la vida haciendo esto?

-No me gusta hacerme esos planteamientos… YouTube es una tendencia irreversible en cuanto a hábitos de consumo, pero no sé si me llegaré a cansar de ello o, más probablemente, sea la audiencia la que se canse de mí. Soy muy consciente de lo inestable que es este mundo y por eso siempre he diversificado mi actividad, pero mientras disfrute haciéndolo, me seguiré dedicando a ello.

-¿Qué tienen «Clash of Clans» y «Clash Royale» para tener tantos seguidores?

-Tienen una comunidad de jugadores muy implicada y activa. Ambos llevan años en los tops de descargas y de generación de ingresos de la App Store y de la Play Store. Son juegos que tienen muchísima facilidad de comprenderse para el no iniciado que lo está viendo, lo que facilita la adquisición de usuarios, pero cuando ahondas en ellos también tienen bastante profundidad estratégica y un largo camino de aprendizaje, lo que hace que el que lo prueba, se quede.

-¿Puedes explicar en qué consiste la mecánica del juego, para alguien que no tenga ni idea?

-Clash Royale es un juego muy sencillo. Se trata de partidas de 3 minutos en las que el objetivo es tirar más torres que el rival. Para ello utilizaremos un mazo de 8 cartas previamente seleccionado y que deberá estar equilibrado, de manera que nos permita tanto organizar unos ataques implacables como defender los del oponente. Todo ello con una estética cartoon y de fantasía que lo hace muy atractivo y apto para todos los públicos.

-Supercell te envía las actualizaciones del juego para que las pruebes. ¿Cómo es tu relación con esta compañía?

-Sí, Supercell, la desarrolladora del juego, manda a algunos creadores de contenido las developer build del juego para que puedan hacer contenido sobre lo que está por venir. Eso no significa que trabaje para ellos ni nada por el estilo, simplemente es una posibilidad que nos dan para crear contenido sobre su juego. Supercell siempre ha cuidado mucho a los principales youtubers e influencers que priorizan su juego, haciéndoles parte de los cambios que están por venir y teniendo una relación muy cercana con ellos, lo que es de agradecer.

-¿Cómo se formó el Team Queso?

-Bueno, la idea de Team Queso fue algo repentina. Vimos la oportunidad de crear un equipo de eSports basado únicamente en títulos móviles, que es lo que conocemos, y nos tiramos a la piscina. En aquel momento el estado de desarrollo de Clash Royale en su versión competitiva estaba en pañales por lo que prácticamente se trató de una apuesta personal, pero de momento estamos encantados con el devenir de los acontecimientos. Gracias a mi contacto con la comunidad pude encontrar un grupo de personas fantástico que supieron detectar el talento en los diferentes jugadores y crear un sistema de clanes con el que mantenerse al tanto de los nuevos jugadores, y eso nos ha permitido llegar a donde estamos hoy.

-¿Qué premios se pueden conseguir actualmente en torneos de eSports?

-Bueno, yo como tal no participo en torneos. Mi faceta de creación de contenido es didáctica, pero no tengo la habilidad y el talento que necesita un jugador profesional, y mucho menos el tiempo necesario para practicar lo suficiente. En cuanto a los premios que existen actualmente, varían mucho según el juego. En los más establecidos como competitivos, como puede ser League of Legends o DOTA 2, los premios de las competiciones principales son de varios millones de euros. En el caso de Clash Royale, el año pasado el ganador del mundial se llevó 150.000 dólares, y esperamos que este año esta cifra aumente.

-¿Crees que los medios le dedican poca atención al fenómeno?

-En realidad actualmente los eSports están de moda y los tenemos hasta en la sopa. De hecho, me da cierto miedo que se esté generando algo de burbuja, pero la parte positiva es que los números están ahí y el crecimiento es imparable. En cuanto a los medios, ahora es cuando empiezan a darse cuenta de la existencia de este fenómeno, y eso sería perfecto si no fuera porque muchos de los artículos que se publican se hacen sin consultar con los actores del sector y por lo tanto generan mucha información incorrecta.

-¿Sustituirán los móviles a los PC/portátiles de «gaming»? ¿Cómo es tu experiencia con el Razer Phone?

-No creo que los sustituyan, pero el público potencial que tienen es ya una realidad. Se estima que hay unos 600 millones de PC gaming en el mundo, y en cambio hay más de 4.000 millones de dispositivos táctiles, no es una cuestión de creencias, es pura matemática. En cuanto al Razer Phone, es uno de primera gama que cuenta con la ventaja de estar específicamente diseñado para gamers, para jugar en ellos, y eso se nota. La resolución de la pantalla, la forma del teléfono… Para un equipo como el nuestro es el dispositivo ideal para competir.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Álvaro González de Buitrago: «Ahora no juego tanto, pero al menos le dedico tres o cuatro horas diarias»