Defensa modifica la norma que discrimina a las mujeres tatuadas

Podrán lucir el uniforme masculino si con el femenino quedan visibles dibujos que, hasta la fecha, les impedían presentarse a las pruebas de acceso a las Fuerzas Armadas

.

«Sin pena ni miedo». Es la frase que puede leerse en el tatuaje que el actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, luce en la muñeca. La expresión sirvió de excusa perfecta para que buena parte del colectivo de guardias civiles españoles pidiesen que se modificase el reglamento que les prohíbe lucir cualquier tipo de dibujo en una zona del cuerpo visible. Mientras el colectivo espera la actualización de esta norma, alegando que «uno puede ocupar un puesto de responsabilidad llevando un tatuaje sin que este suponga ningún perjuicio en el desarrollo de sus tareas», el Ministerio de Defensa ha tomado la delantera, en un intento, al menos, de no perjudicar a las mujeres que lleven tatuajes en partes de su cuerpo que no se verían de llevar el uniforme establecido para los hombres.

De este modo, el equipo de Margarita Robles hizo ayer público un comunicado en el que se indica que «se limitará la prohibición de exhibir tatuajes al uniforme con pantalón de uso común para hombres y mujeres militares, por lo que modificará las bases de los próximos procesos selectivos de acceso a las Fuerzas Armadas». Así, explican desde Defensa, se evitaría que una mujer pueda ser excluida en las pruebas de acceso por este motivo.

Como recuerda la agencia EFE, la semana pasada varios partidos denunciaron el caso de la psicóloga madrileña Estela Martín, que se presentó a las pruebas de selección para el Cuerpo Militar de Sanidad y fue rechazada cuando se descubrió que llevaba un tatuaje en el empeine del pie derecho. Para evitar situaciones similares y «eliminar cualquier duda o margen de discrecionalidad por parte de los órganos de selección», el Ministerio que dirige Margarita Robles ha decidido cambiar las normas para ingresar en el Ejército.

Así, en las bases de las nuevas convocatorias, se introducirá un párrafo que indique expresamente que «los tatuajes, argollas, espigas e inserciones, automutilaciones o similares no serán visibles vistiendo el uniforme de las Fuerzas Armadas común para la mujer y el hombre».

Defensa quiere dejar claro su firme compromiso con la igualdad de mujeres y hombres en los Ejércitos y recuerda que el uso de uniforme femenino es opcional para la mujer.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Defensa modifica la norma que discrimina a las mujeres tatuadas