Los científicos españoles dan el salto del laboratorio a la pantalla en YouTube

El canal Draw Curiosity cuenta con más de 30.000 suscripciones en su canal


madrid / efe

Muchos científicos españoles son hoy famosos gracias a YouTube. Es el caso de la investigadora Inés Dawson, creadora de los canales Draw Curiosity e INÉS-table. También el del paleontólogo Francesc Gascó, propietario de El Pakozoico, o la bióloga Nieves González. Todos ellos son científicos que han visto en la divulgación a través de los vídeos de Internet una oportunidad para impulsar sus respectivas carreras laborales y generar ingresos gracias a grandes audiencias, como la de Draw Curiosity, que cuenta con más de 30.000 suscriptores.

A sus 24 años, Dawson aseguró que «siempre» quiso dedicarse a la divulgación ya que «de pequeña soñaba con ser presentadora de programas científicos y crear documentales sobre expediciones». Fundó en Reino Unido el citado canal de YouTube donde explica curiosidades científicas como por qué no podemos fiarnos de nuestra memoria o cuál es el secreto de la visión de los cefalópodos. Más tarde lanzó otro canal, INÉS-table, también con contenidos científicos pero ya en español. Desde que terminó su beca, su principal fuente de ingresos es la divulgación, a la que ahora se dedica a tiempo completo.

Francesc Gascó tiene 34 años y también se decantó por la divulgación, pero por otro motivo. Tras doctorarse en Paleontología, la presión por la competitividad en la investigación, que califica como una «carrera de fondo» para conseguir plazas, mantener puestos y financiación, le llevó a explorar otras vías de realización profesional. Su canal recibe el nombre de El Pakozoico.

La bióloga Nieves González, de 28 años, es la propietaria del canal Sábados Culturetas y se enfrentó a su apertura con «muchísimo miedo porque seguía a muchas vloggers (videoblogueras) y veía que muchos comentarios eran sexistas en referencia a su aspecto físico y su competencia frente a la de los hombres».

Sin embargo, le sorprendió no recibir críticas dañinas, ya que la mayoría de los comentarios son de profesores o alumnos que le dan las gracias por ayudarles con sus tareas. González oposita para ser profesora y emplea la red social como apoyo en sus clases, que imparte con la técnica de Flipped Classroom (Aula invertida), consistente en que los estudiantes visualicen el temario en casa a través de sus vídeos y luego hagan ejercicios presencialmente con sus profesores.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los científicos españoles dan el salto del laboratorio a la pantalla en YouTube