El Vaticano muestra su «vergüenza» por los curas que abusaron de más de 1.000 niños en Pensilvania

«Las víctimas deben de saber que el papa está de su parte», declara la Santa Sede

.

vaticano / afp

«Vergüenza y dolor». Eso es lo que ha manifestado el Vaticano tras la revelación realizada por un jurado de Pensilvania (norte de Estados Unidos) que dio a conocer 300 supuestos casos de «sacerdotes depredadores» sexuales en seis de las ocho diócesis del estado, donde podrían haber abusado de al menos 1.000 niños desde 1940. «Las víctimas deben de saber que el papa está de su parte. Aquellos que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye la vida de los inocentes», declaró la santa sede en un comunicado.

No es la primera vez que un organismo judicial publica un informe que desvela escándalos de pederastia en el seno de la Iglesia católica estadounidense, pero jamás se habían revelado tantos casos. «Curas violaron a niños y niñas, y los hombres de iglesia que eran sus responsables no hicieron nada. Durante décadas», escribieron los miembros del jurado en el informe publicado el pasado martes.

Ante esta revelación el Vaticano añade: «Los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprobables. Estos hechos han traicionado la confianza y han robado a las víctimas su dignidad y su fe». Pero recuerda, sin embargo, que la mayor parte de los casos mencionados son anteriores al comienzo de los años 2000, cuando la revelación de varios escándalos llevó a la Iglesia estadounidense a emprender «reformas».

La Santa Sede «empuja a estar en constante reforma y vigilancia en todos los niveles de la Iglesia católica, para garantizar la protección de los menores y de los adultos vulnerables».

Una víctima de un cura pederasta de Pensilvania: «A los 10 años me tocó, a los 11 ya me había violado»

Alfonso Fernández
.

John Delaney sufrió abusos en la década de los ochenta. Aunque a sus 45 años sigue rezando la misma oración antes de dormir, se ha distanciado de la religión. «Dios no estaba a mi lado cuando fui violado. Grité pidiendo ayuda, y no acudió»

«Cuando tenía 10 años, llegó a la parroquia y comenzó con los tocamientos, a los 11 ya me había violado (...). Destrozó mi alma y se llevó mi infancia», relata a Efe John Delaney, una de las víctimas de los abusos de curas de la Iglesia Católica en Estados Unidos, desvelados en un escalofriante informe.

La Corte Suprema de Pensilvania publicó esta semana un reporte de un gran jurado que documenta 300 supuestos casos de «sacerdotes depredadores» sexuales en seis de las ocho diócesis del estado, tras investigar denuncias de abusos de menores, informe en el que identifica a 1.000 menores como víctimas desde 1940. Delaney, que ahora tiene 48 años, fue uno de ellos. «Se llevó mi infancia, y eso es algo que no se puede recuperar. Me convenció de que mis padres sabían lo que estaba haciendo y lo aprobaban, que era algo que no estaba mal», agrega en una entrevista telefónica con Efe al recordar los abusos del cura James Brzyski, considerado uno de los más brutales de la archidiócesis de Pensilvania.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Vaticano muestra su «vergüenza» por los curas que abusaron de más de 1.000 niños en Pensilvania