Di adiós a las bombillas de «toda la vida»

Dejan de fabricarse en 10 días, aunque aún podrán venderse los restos de stock. Solo quedarán dos tipos de bombillas en el mercado: las de bajo consumo fluorescentes (CFL) y las de LED, la tecnología más eficiente

Adiós bombillas halógenas, hola LED Desde el 1 de septiembre dejan de fabricarse las bombillas halógenas, tras las incandescentes, que ya habían dejado de fabricarse, eran las que quedaban «de toda la vida». La tecnología LED está llamada a sustituírlas. Estas son todas sus ventajas.

Redacción | La Voz

Encontrar una bombilla incandescente, tal y como la patentó Thomas Edison en 1880, es hoy prácticamente imposible. El 1 de septiembre de 2012, la Unión Europea prohibió su fabricación por su elevado consumo energético. Hoy, casi seis años después le llega el turno a la siguiente tecnología de iluminación que más energía eléctrica necesita, la halógena.

Bombilla incandescente, la que patentó Edison
Bombilla incandescente, la que patentó Edison

La medida se toma para promover una mayor eficiencia y que la UE pueda cumplir con el protocolo de Kioto para la reducción de gases contaminantes. Desde este punto de vista, las más ecológicas son las LED. Así, una bombilla LED puede suponer un ahorro energético de hasta el 90% en comparación con una incandescente. El consumo de una halógena puede ser de hasta seis veces más. Por su parte, las denominadas de fluorescente compactas (CFL) o de «bajo consumo» pueden llegar al doble de gasto de electricidad.

Bombilla fluorescente compacta, comúnmente llamada de «bajo consumo»
Bombilla fluorescente compacta, comúnmente llamada de «bajo consumo»

 Además, su durabilidad es mayor. Si una de bajo consumo tiene una vida media inferior a los 10 años, las de diodos LED duplican esa cifra fácilmente. «Es un componente electrónico de calidad que reacciona a la corriente de manera eficiente produciendo luz», señala Adrián Ramos, gerente en A Coruña de Digiled, establecimiento especializado en este tipo de iluminación.

Diferencias entre las bombillas incandescentes, de bajo consumo y LED
Diferencias entre las bombillas incandescentes, de bajo consumo y LED

Ramos, recuerda la garantía que existe al adquirir este producto, que junto con su reducido consumo provoca una rápida amortización de estas bombillas: «La garantía es de dos años, y realmente a partir del año y medio ya todo es beneficio». La única desventaja, a su juicio, es el precio: «salen más caras al adquirirse, pero teniendo en cuenta que una cuarta parte de la factura eléctrica es la iluminación, a la larga el ahorro es notable».

Piloto trasero de un coche. La industria del automóvil lleva años utilizando tecnología LED por su alta luminosidad y bajo consumo
Piloto trasero de un coche. La industria del automóvil lleva años utilizando tecnología LED por su alta luminosidad y bajo consumo

No son necesarias grandes inversiones para dar el salto a esta tecnología, dado que los portalámparas son compatibles. Se adaptan además a cualquier espacio y temperaturas de color. «Tienes la amarillita de toda la vida, la blanca y una neutra que llamamos luz día que está teniendo mucha salida», concluye Ramos.

Bombilla de tipo halógeno, que deja de fabricarse a partir del 1 de septiembre de 2018
Bombilla de tipo halógeno, que deja de fabricarse a partir del 1 de septiembre de 2018

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Di adiós a las bombillas de «toda la vida»