El Gobierno intentará solucionar por la vía rápida el «gol» que le marcaron con el sindicato de trabajadoras sexuales

Recurrirá a «la nulidad de pleno derecho» para revocarlo. Podemos exige explicaciones sobre lo que considera una «chapuza»

La portavoz del sindicato de trabajadoras sexuales, Concha Borrell saluda a otros miembros del mismo antes de comenzar la rueda de prensa ofrecida en Barcelona.
La portavoz del sindicato de trabajadoras sexuales, Concha Borrell saluda a otros miembros del mismo antes de comenzar la rueda de prensa ofrecida en Barcelona.

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha explicado este viernes que la Abogacía del Estado ya estudia cómo anular el nuevo sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras), una cuestión que «no parece difícil» de arreglar. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha subrayado que el Ejecutivo «no acepta de ninguna de las maneras que haya un sindicato de trabajadoras del sexo».

«La Abogacía del Estado se ha puesto ya a estudiar cómo arreglar esta cuestión. No parece difícil. Hay varias vías, una de ellas parece la más rápida, y a esa iremos», ha aseverado la ministra de Educación y Formación Profesional. Esa vía rápida, ha explicado Celaá, es «la nulidad de pleno derecho para revocar» el sindicato.

Preguntada por la intención del Ejecutivo de promover la abolición de la prostitución, Celaá ha recordado que «efectivamente se trata de una actividad no regulada en España», pero ha matizado que el Gobierno no ha tratado este viernes este asunto en su reunión, por lo que ha considerado que sería «una ligereza» pronunciarse al respecto.

El pasado 4 de agosto, el BOE publicó la constitución del sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras) después de que la Dirección General de Trabajo comprobase que reunía los requisitos previstos en la Ley Orgánica de Libertad Sindical y en el Real Decreto sobre depósito de estatutos de las organizaciones sindicales y empresariales. Este jueves, la ministra de Trabajo Magdalena Valerio reconoció la incongruencia de dirigir el departamento que ha dado el visto bueno al sindicato con el feminismo que milita: «Me han colado un gol por la escuadra», «lo desconocía por completo». Tras lo que avanzó que ya había pedido a la Abogacía del Estado que estudiara cómo anularlo.

Podemos exige más datos al Gobierno sobre esta «chapuza» 

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha tachado de «chapuza» la autorización por el Ministerio de Trabajo del sindicato y ha pedido más explicaciones al Gobierno para asegurarse de que no es «algo más grave».

En declaraciones a Europa Press, Echenique ha comentado que, en este tema, «la actuación del Gobierno es evidentemente una chapuza». «No hay otra manera de calificarlo -ha comentado-. Que se apruebe y la ministra diga que le han metido un gol, pues el adjetivo competente no se aplicaría a este caso». Por eso, el dirigente del partido morado cree que la ministra «debería explicar mejor qué ha pasado» para aclarar «si es una chapuza o algo más grave».

En cuanto al debate de fondo sobre la legalización o no de la prostitución, Echenique ha recordado que es un tema que se ha debatido «profundamente en el feminismo» sin que se haya llegado a una conclusión unánime. En su opinión, es un tema «muy complejo» que no se puede tratar con titulares o simplificaciones y ha asegurado que cuando ese debate concluya en posiciones específicas, Podemos se hará cargo de las medidas que se propongan.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Gobierno intentará solucionar por la vía rápida el «gol» que le marcaron con el sindicato de trabajadoras sexuales