La UE permitirá a los países elegir entre el horario de verano o invierno

Colectivos sociales y económicos difieren en qué huso horario aplicar en España

.

Bruselas ha abierto la caja de los truenos. La Comisión Europea propuso ayer la desaparición del cambio de hora en invierno y verano en la Unión Europea, tras una consulta en la que participaron millones de ciudadanos. La propuesta tendrá que ser debatida ahora por el Parlamento europeo y el Consejo de Ministros, y el director general de Comunicación del Parlamento Europeo, Jaume Duch, «duda» de que sea antes de las elecciones de mayo del 2019, por que los plazos son «muy apretados» y «casi apuesta más» por que sea uno de los temas de debate durante la campaña previa. La comisaria de Transportes, Violeta Bulc, apuntó que si todo marcha bien la decisión podría tomarse el próximo año y el cambio de hora podría ser historia en 2020 o 2021.

La propuesta incluye la posibilidad de que los países elijan entre el horario de verano y el de invierno lo que podría provocar un pequeño galimatías de relojes. 

De momento, el Gobierno afirmó que está «bastante de acuerdo» con la propuesta de la Comisión Europea de eliminar el cambio de hora, porque, aseguran, no observan «que haya tantas ventajas en el cambio horario de invierno a verano». Lo aseguró ayer la ministra Isabel Celaá, aunque no aclaró si el Gobierno español es partidario de mantener de forma permanente el actual horario de verano o prefiere el de invierno, donde se anticipa el anochecer, porque la cuestión no se ha tratado en el Consejo de Ministros. «La verdad es que esto ni lo hemos debatido», admitió.

El presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE), José Luis Casero, asegura que «el más adecuado es el horario de invierno, porque el de verano supone desfases creados por amaneceres demasiado tardíos y aunque habría luz por la tarde, no es bueno que los niños lleguen al colegio y los trabajadores se incorporen a sus puestos de trabajo por la mañana y todavía sea de noche», ha matizado.

El colectivo de autónomos, en un gran porcentaje vinculado al sector servicios y hostelería, sin embargo, parece apoyar más la permanencia del horario de verano, porque supone «más horas de luz por las tardes», lo que se traduce en «una mayor predisposición a salir a la calle, y a consumir».

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, no descartó tampoco que España deba estar en «otro huso horario» más acorde a su posición geográfica, algo que apoyan también otros colectivos, como FACUA, que considera que esto permitiría un mayor aprovechamiento de las horas de luz y, por tanto, «un ahorro significativo en las facturas de los usuarios».

¿Cómo fue la encuesta «on-line»?

Para concluir que el 84 % de los europeos y el 93 % de los españoles piden que se elimine el cambio de hora se realizó una consulta pública on-line en la que participaron 4,6 millones de ciudadanos europeos, 3 millones de ellos alemanes. ¿Pero qué porcentaje votó del total de la población europea? Menos de un 1 %. Para el 76 % de los votantes, de los 28 Estados miembros, cambiar la hora dos veces al año es una experiencia «muy negativa» o «negativa». Los encuestados aludieron a los efectos negativos en la salud, el aumento de los accidentes de tráfico o la ausencia de ahorro energético como motivos para acabar con esta práctica. En España, ese porcentaje se elevó a cerca del 90 %.

Pero Alemania fue claramente el país con más participación, con un porcentaje del 3,79 %, seguido de Austria (2,94 %) y Luxemburgo (1,78 %). Los países con menor tasa de participación fueron el Reino Unido (0,02 %) y Rumanía e Italia (ambos con un 0,04 %). En el caso de España, la tasa fue del 0,19 %.

La encuesta, que colapsó los servidores de Bruselas, incluía cinco preguntas sobre la experiencia del cambio horario, y pedía los motivos por los que los votantes consideraban que el horario debía mantenerse o cambiarse.

Sobre el caos que podría causar el que cada país elija entre horario de invierno o verano, el portavoz comunitario Alexander Winterstein dijo: «me sorprendería que el resultado no tuviera sentido para los ciudadanos y las empresas».

Ahorro energético

 En el resto de España, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) calcula que el potencial de ahorro en iluminación puede llegar hasta el 5 % del consumo eléctrico, lo que equivale a unos 300 millones de euros. El portavoz de Ecologistas en Acción (EA), Rodrigo Irurzun, asegura que se lograría un ahorro energético de entre un 20-30 % si se «hicieran cambios de calado», pero que el cambio horario no tiene un gran significado ni para la economía ni para la energía porque no hay estudios que lo apoyen.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

La UE permitirá a los países elegir entre el horario de verano o invierno