Cae la directora general de Trabajo por el escándalo del sindicato de trabajadoras sexuales

La dimisión de Concepción Pascual se produce tras encajar el ministerio «un gol por la escuadra» con el registro de la asociación

.Magdalena Valerio, ministra de Trabajo
Magdalena Valerio, ministra de Trabajo

La polémica por la autorización del Gobierno a la creación de un sindicato de trabajadoras sexuales ya tiene su primera víctima política. El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha anunciado en rueda de prensa el cese inminente de la directora general de Trabajo, Concepción Pascual.

«Ya ha habido una asunción de responsabilidad. La directora general de Trabajo ha dimitido», ha dicho Ábalos preguntado expresamente si este error del Ejecutivo iba a provocar algún tipo de asunciones de responsabilidad.

La noticia del registro del polémico sindicato provocó un escándalo y una reacción contundente de la ministra de Trabajo. Magdalena Valerio reconoció públicamente que le habían «colado un gol por la escuadra» y dijo que iba a pedir explicaciones a su departamento tras el visto bueno otorgado. Fue Concepción Pascual la que firmó el acta. 

El pasado 4 de agosto, el BOE publicó la constitución del sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras) después de que la Dirección General de Trabajo comprobase que reunía los requisitos legales.

El Gobierno intentará solucionar por la vía rápida el «gol» que le marcaron con el sindicato de trabajadoras sexuales

Europa Press
La portavoz del sindicato de trabajadoras sexuales, Concha Borrell saluda a otros miembros del mismo antes de comenzar la rueda de prensa ofrecida en Barcelona.
La portavoz del sindicato de trabajadoras sexuales, Concha Borrell saluda a otros miembros del mismo antes de comenzar la rueda de prensa ofrecida en Barcelona.

Recurrirá a «la nulidad de pleno derecho» para revocarlo. Podemos exige explicaciones sobre lo que considera una «chapuza»

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha explicado este viernes que la Abogacía del Estado ya estudia cómo anular el nuevo sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras), una cuestión que «no parece difícil» de arreglar. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha subrayado que el Ejecutivo «no acepta de ninguna de las maneras que haya un sindicato de trabajadoras del sexo».

«La Abogacía del Estado se ha puesto ya a estudiar cómo arreglar esta cuestión. No parece difícil. Hay varias vías, una de ellas parece la más rápida, y a esa iremos», ha aseverado la ministra de Educación y Formación Profesional. Esa vía rápida, ha explicado Celaá, es «la nulidad de pleno derecho para revocar» el sindicato.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Cae la directora general de Trabajo por el escándalo del sindicato de trabajadoras sexuales