El Sporting menos faltoso

La Voz

SPORTING 1905

Babin y Guille Rosas
Babin y Guille Rosas LaLiga

Clasificación de juego limpio

13 ene 2022 . Actualizado a las 22:59 h.

Hay cuestiones no tan sencillas de explicar y mucho menos de medir dentro del fútbol, con cuestiones que se basan más en las sensaciones subjetivas de cada uno que en los fríos números estadísticos. Sin embargo, dentro de estos condicionantes hay uno al que se alude con muchísima asiduidad y al que no es sencillo adjudicarle una definición o atribuirle unos límites; hablamos de la intensidad. En el ámbito de la física sí es algo acotado y estudiado, pero en el fútbol no resulta tan sencillo, si bien podemos atribuir ciertas características que pueden hacer a un equipo más o menos intenso: la presión sobre el rival, la agresividad en las entradas y en los duelos o los esfuerzos con y sin balón pueden ser algunas de las atribuciones que se le den a un conjunto más intenso que otros.

Esto, como ya se ha dicho, no es algo directamente cuantificable, pero sí nos podemos fijar en otras métricas que pueden derivarse de lo anterior para ubicar al Real Sporting en términos de intensidad. El más sencillo de todos es el de las faltas realizadas, siendo un indicador de la dureza -haciendo una generalización- de las entradas que realiza el equipo. En este punto encontramos a los de David Gallego como uno de los conjuntos a destacar en La Liga Smartbank, aunque no por realizar un elevado número de faltas sino por todo lo contrario: el Sporting es el segundo equipo de la categoría que menos faltas realiza por partido en promedio, solo superados por la Real Sociedad 'B'.

Sin ser un dato definitivo, sí es cierto que sirve para extraer ciertas conclusiones. Por un lado, no hay que obviar la alta correlación que existe entre el hecho de tener altas cuotas de posesión de balón y el número de faltas que realizas, característica que define a donostiarras y gijoneses, estando ambos entre los 7 equipos que más tiempo tienen el balón controlado, pero por otro, ligándolo con otros datos, vemos cómo el Sporting habitúa a rehuir estas situaciones de disputas en defensa: los de Gallego se encuentran en la mitad inferior de la tabla (12º y 13º respectivamente) en valores como número de duelos defensivos por partido y cantidad de recuperaciones de balón promedio en cada encuentro. Esto nos hace pensar que el Sporting, en este apartado más físico, es un equipo que no va demasiado al choque y que cuando lo hace no suma un alto índice de éxito, en dos cuestiones que se retroalimentan la una a la otra. Es por ello que cuando se habla de cuestiones tan habituales en el fútbol -más si cabe en la Segunda División- como la intensidad o las segundas jugadas, el Sporting no sea uno de esos equipos a los que se les asocie este tipo de características entre sus virtudes.