El Sporting no está en venta

A.V.M / Dani Souto

SPORTING 1905

Javier Fernández
Javier Fernández

El máximo accionista sigue siendo reacio a vender

21 may 2022 . Actualizado a las 19:26 h.

No está siendo un año fácil ni en lo personal ni en lo profesional, pero Javier Fernández no medita tomar decisiones en caliente por ello. A pesar de los innumerables sondeos admitidos que están llegando, puedan llegar y han llegado, el presidente y máximo accionista del Real Sporting de Gijón sigue sin activar el procedimiento de venta de la SAD asturiana. Una palanca que sí movió meses antes del ascenso de los guajes del 'Pitu' Abelardo, cuando Ramón de Santiago se encargó de hacer las veces de hombre-filtro para liderar las conversaciones iniciales con todos los interesados, así como para descartar a personas y empresas que simplemente querían hacer de comisionistas cuando solicitaban información o exponían supuestas ofertas.

Dicho proceso acabó con una terna de candidatos compuesta por: José Alfredo Regaydas, que ofrecía 16 millones para hacer frente a las deudas, otros 5 millones a los máximos accionistas y la posibilidad de traer a la empresa hotelera Hilton como patrocinador potente -su vinculación con Gijón se produjo a través de Ramón Rodríguez de Future Players- ; Luis Pereira, que llegaba de la mano de una persona del entorno sportinguista y proponía avalar las deudas con Hacienda con obras de arte; y por último, Omar Zeidan, el ganador del casting, que llegó a Gijón a través de su por entonces amigo Quique Pina, al que luego expuso ante la Guardia Civil haciendo las veces de confidente. En ese sentido, siempre quedó la sombra de que se trataba de un testaferro de Pina en dicha operación, dado que se hacían llamar la vía inglesa cuando realmente nunca apareció nadie con acento inglés en la operación.

La guinda del pastel llegó cuando desaparecieron de Mareo después de pasar varios días en los despachos. Revisaron todo tipo de documentación, desde los polémicos acuerdos con Doyen Group, hasta el contrato 'blindado' de Alfredo García Amado. Según la versión de los 'compradores', que igualaban las cifras de Reygadas con mayores garantías de pago, al menos sobre el papel, se asustaron cuando abrieron los cajones de Mareo. Posteriormente se volvió a negociar con Pereira y Reygadas, pero fueron transcurriendo los meses, el Sporting ascendió y el proceso de venta se cerró.