Previa Tenerife - Sporting: A por el triunfo en la isla del tesoro

Francisco Rodríguez

SPORTING 1905

Uros Djurdjevic
Uros Djurdjevic Real Sporting

Nueva cita de viernes para los rojiblancos

30 sep 2022 . Actualizado a las 20:00 h.

¿Por qué el fútbol atrapa a millones de personas en todo el mundo? Seguramente porque es el deporte más impredecible y que mejor representa lo que es la vida. No importa que estés teniendo un mal día, que a base de superarse puedes irte a la cama muy satisfecho por la jornada completada. Hace una semana, el Real Sporting de Gijón apagó las luces de El Molinón - Enrique Castro ‘Quini’ con la alegría de sumar los 3 puntos cuando todo apuntaba a que no sería posible, y hoy los rojiblancos buscarán hacer realidad lo inesperado, ganar por segunda semana consecutiva.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Otra vez, y no será la última ocasión, los de Abelardo abrirán esta noche, a partir de las 21:00 horas, una nueva jornada de la competitiva Liga Smartbank visitando el campo del CD Tenerife. Aunque los derroteros vayan por otros cauces, a los pies del Teide y bajo los focos del Heliodoro Rodríguez López cualquier cosa puede llegar a ocurrir.

Los más de 17.000 aficionados que acudieron hace una semana al estadio más antiguo de España, más que presenciar un partido de fútbol, se subieron a una montaña rusa de emociones. De la alegría inicial por el gol de Insua se pasó a la frustración de conformarse con el 1-0, después a la decepción por el tanto visitante, más tarde a la desesperación por fallar tantos pases seguidos, posteriormente a la inesperada sobre alteración por la diana de Otero y por último a la angustia del VAR y el éxtasis final de la victoria. A toda esa variabilidad de sensaciones se supo adaptar el Real Sporting de Gijón, demostrando una notable capacidad para controlar, sufrir y competir en cualquier contexto. Sumando los tres puntos o no, los de Abelardo están afianzando una actitud que les permite mantenerse vivos en sus peores días hasta el pitido final del árbitro.