Los inicios de Rubén Albés en el Valencia con 24 años y los técnicos que marcaron su método hasta ganar el premio de mejor entrenador del 2023 en Segunda

Alejandro Vigil Morán

SPORTING 1905

Rubén Albés
Rubén Albés @rubenalbes

Así ha sido la carrera de Rubén Albés hasta la fecha

22 jun 2024 . Actualizado a las 22:28 h.

Rubén Albés llega a sus 39 años al banquillo de El Molinón - Enrique Castro 'Quini'. Se podría pensar que dispone de una corta experiencia dando indicaciones desde la banda del fútbol español, pero lo cierto es que el vigués suma ya 3 lustros en su historial.

Mientras daba sus últimos toques al balón en el Rápido de Bouzas y el Pontevedra B, entre otros clubes, ya iba dando sus primeros pasos en el fútbol base como técnico hasta que finalmente se licenció en Ciencias del Educación Física y del Deporte y realizó el máster de Preparación Física de la Real Federación Española de Fútbol.

Allí conoció a una persona clave en su futuro, Salvador Grau, que le llevó a trabajar como técnico en la cantera del Valencia, donde pronto se ganó la confianza del club para realizar informes como ojeador de los mejores sub23 de España que no formaban parte de filiales, así como en plena temporada dio el salto al Cadete B para ocupar una vacante.

Al finalizar esa campaña, el hijo de Benito Floro, Vicente, se fijó en sus capacidades y le recomendó al Burjasot -decano del fútbol valenciano-, así fue su salto a la Tercera división con solo 25 años. También tuvo la opción de quedarse en Valencia pero apostó por salir para intentar seguir creciendo.

En aquellos tiempos adoptó el método de la periodización táctica, muy de moda en Portugal, donde siguió de cerca al Oporto de Jesualdo Ferreira. Otros técnicos de élite como Mourinho y Guardiola también la estaban aplicando por entonces y se basaba en no dar tanta relevancia a la clásica preparación física de los entrenamientos para centrarse en trabajar la táctica y el estilo de juego.

En ese sentido, siempre tuvo mayor debilidad por el estilo futbolístico de Guardiola, pero sin renegar del método de Mourinho para tener siempre entre ceja y ceja el resultado en mente.

Kloop, Bielsa y Berizzo son otros de los referentes en los que se ha ido inspirando estos años, en los que siempre ha sido más partidario de adaptarse a sus futbolistas que a imponer su sello. Prueba de ello es que el Lugo y el Albacete, sus dos etapas en Segunda división, apenas tuvieron similitudes tácticas. En cambio, puede realizar ajustes para buscar la debilidad de un rival, pero suele centrarse más en su propio plan de partido una vez que entiende haber dado con la tecla con sus hombres.

También merece un capítulo aparte en su formación Benito Floro. El ex del Sporting y el Real Madrid, entre otros clubes, no dudó en llevarse a Albés al Wydad Casablanca como ayudante. Se trata de uno de los clubes más potentes de África.

Después de beber de muchas fuentes, su mayor logro hasta la fecha llegó en la temporada 2022/2023, cuando metió al Albacete en el Playoff de ascenso a Primera división y ganó el Trofeo Miguel Muñoz como mejor entrenador del año.