La princesa Mette-Marit se rompe el coxis esquiando

Se cayó al bajarse del telesilla al engancharse los esquís ella y su hija Ingrid Alexandra en la estación de Uvdal


Navidades convaleciente. Así ha pasado Mette-Marit estas fiestas, marcadas también por la pandemia del coronavirus. Amante de los deportes de invierno, como el resto de la familia real noruega, la princesa se desplazó junto a su marido Haakon y sus hijos a la estación de esquí de Uvdal, situada a unos 200 kilómetros de Oslo. Allí tuvo la mala suerte de sufrir una caída. Al parecer, según detalla la prensa noruega, Mette-Marit estaba junto a su hija Ingrid Alexandra bajando del telesilla cuando se les engancharon los esquís y terminó cayendo al suelo. Pasó una noche en el hospital y después le dieron el alta.

El incidente de Mette-Marit obligó a la familia real de anular sus planes para volver a esquiar, y cambiarlos por una estancia más tranquila en su casa de campo de Skagun, en las inmediaciones de la capital. La noticia ha trascendido ahora, apenas unos días después de que la princesa, casi retirada de la vida pública por ser persona de riesgo al padecer una enfermedad pulmonar, hablase en una entrevista de la muerte de su cuñado, Ari Behn, de la que se cumplió hace ahora un año. «Era una persona a la que yo quería mucho, mucho. Luchó de la forma que quiso y finalmente optó por terminar con su vida. Es muy duro», afirmó.

Tras las campanadas

Alessandro Lequio, sobre Ana Obregón. Tras la comentada y esperada intervención de Ana Obregón en las Campanadas de La 1, Alessandro Lequio dio su opinión sobre el discurso de la madre de su hijo Álex. «Lo hizo de maravilla, una vez más demostró que es una magnífica profesional, porque habló con el corazón y por eso conectó con todo el mundo», aseguró. El colaborador televisivo trata de superar la muerte de su hijo, y para ello está siendo de gran ayuda la pequeña Ena, la niña de cuatro años que tiene con María Palacios. «Por favor que no entren los camellos que mi madre tiene alergia», desveló que había escrito en su carta a los Reyes Magos.

Un extraño regalo

El del dijo de Eva González. Hace unos días la presentadora contaba que su hijo Cayetano, de dos años, había pedido un extraño regalo: queso parmesano. Y finalmente así ha sido, bajo el árbol la mañana del día 6 de enero se encontró queso, como contó muy divertida la presentadora.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La princesa Mette-Marit se rompe el coxis esquiando