El horror de la adopción de «Miguel»: encadenado y sin comida ni bebida

Tras pasar diez días así, este perro de cinco años ya vuelve a «jugar libre de ataduras»

El edil de Ciudadanos, Nacho Cuesta, con Miguel, el perro de cinco años que ya ha sido liberado
El edil de Ciudadanos, Nacho Cuesta, con Miguel, el perro de cinco años que ya ha sido liberado

Redacción

Encadenado, sin comida ni bebida, así permaneció durante diez días Miguel, un perro de cinco años, en su nueva casa de adopción. Una situación «que no es compatible con el estándar de bienestar animal que queremos propiciar desde el Ayuntamiento, tanto en el propio albergue como entre los futuros adoptantes», asegura el edil de Ciudadanos Nacho Cuesta en sus redes sociales. Sin embargo, ahora ya vuelve a «jugar libre de ataduras».

Una recuperación que ha sido posible gracias a «unos voluntarios que se percataron de su situación, a Mundo Vivo que la puso en nuestro conocimiento, al Ayuntamiento que no la toleró y a Alejandra Mier que trató con el legítimo propietario y consiguió su devolución», agradece el concejal de Urbanismo.

En este sentido Cuesta explica que, desde la Fundación Protectora de Animales, «con Alejandra Mier al frente», se está poniendo en marcha una auditoría externa para evitar este tipo de situaciones. Además, indica que Eva Rodríguez, la primera trabajadora despedida del centro de la Bolgachina, ya «prepara los pliegos de un nuevo contrato para el albergue».

Asimismo, el edil de la formación naranja vuelve a reiteran en la necesidad de que «Oviedo necesita una ordenanza que establezca los derechos y obligaciones de los dueños de mascotas». «Ya estamos trabajando también en ese ámbito para que sea una realidad muy pronto», añade.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

El horror de la adopción de «Miguel»: encadenado y sin comida ni bebida