Un año sin ETA

El fin de la violencia parece no tener vuelta atrás, pero la desaparición definitiva de la organización se antoja aún lejana