Sería difícil hacerlo peor

Un recorrido de más de mil kilómetros por la costa gallega muestra los mil y un disparates arquitectónicos que dejan poco lugar a la esperanza de recuperar un paisaje tan único como maltratado. Galicia se juega conservar el litoral que le queda o extender un modelo suicida