Pintados y enfadados

Los clubes de fútbol se están cansando de los  «malotes». El propio del Bosque confesó hace unos días que no quiere que sus jugadores sean «unos pintas». El Mallorca acaba de prohibir algunos tipos de pírsines, pendientes y tatuajes.