Imagen:Una multitudinaria manifestación de estudiantes, docentes y padres reclama en Oviedo el fin de la LOMCE

El Movimiento por la Escuela Pública lanza un boicot contra las reválidas

La plataforma llama a los padres a no participar en las pruebas de Primaria y Secundaria. Acusa a la consejería de plegarse al ministerio


Redacción

El Movimiento Social por la Escuela Pública Asturiana ha hecho un llamamiento a la sociedad y a las familias con hijos matriculados en sexto de Primaria y cuarto de Secundaria para que no participen en las reválidas que está ultimando la Consejería de Educación del Principado para finales de mayo. La plataforma recuerda que estas pruebas no tienen ninguna validez académica, que su realización no tiene implicaciones para la trayectoria educativa de los estudiantes.

La consejería asturiana ya ha comenzado los trámites para realizar las reválidas, que forman parte de la Ley Orgánica de la Mejora Educativa (LOMCE) aprobada por el PP. Al Movimiento por la Escuela Pública le sorprende esta decisión del Gobierno regional, ya que tras las movilizaciones protagonizadas este curso contra la ley «el ministro de Educación se comprometió a que las reválidas de sexto de Primaria y cuarto de ESO dejarían de realizarse para todo el alumnado y quedaría en manos de las comunidades la forma de realizarlas». Considera que este es el clavo al que puede agarrarse el consejero Genaro Alonso.

El colectivo recuerda que el curso pasado mientras en Asturias se hacían las reválidas «en muchas comunidades se solventó el asunto con un simple informe realizado a partir de los datos de cada tutoría». Este curso cree que hay todavía más argumentos para no realizar las pruebas. Por ejemplo, a día de hoy, a menos de dos meses para que concluyan las clases, el ministerio aún no ha publicado la normativa para evaluar al alumnado de cuarto de Secundaria y todavía no se sabe aún con cuántas materias y en qué condiciones se puede conseguir el título.

La plataforma asegura que existe incertidumbre entre los alumnos, las familias y los profesores y en medio de ese panorama «la Consejería de Educación vuelve por sus fueros y organiza un sorteo para ver qué centros serían agraciados con la lotería de una prueba de reválida inútil y fuera de lugar. Esta reválida tendrá lugar los días 23 y 24 de mayo, añadiendo aún más trabajo y más presión al alumnado». En los institutos, además, coincide en un final de trimestre. Tanto en sexto de Primaria como en cuarto de la ESO las reválidas afectarán a un tercio del total del alumnado. En los dos próximos cursos pasarían por este sistema de evaluación el resto de los estudiantes al finalizar los ciclos.

Con todos estos argumento, el Movimiento por la Escuela Pública se une al Sindicato de Estudiantes que ya ha llamado al boicot de las reválidas de la LOMCE, una polémica ley que consideran superada, ahora que se trata de negociar un nuevo pacto educativo en el Congreso.

Valora este artículo

1 votos
Etiquetas
Comentarios