El testimonio de una paciente de melanoma de 25 años: «Tomaba el sol como una loca»

Comienza la campaña Euromelanoma que insisten en la importancia de la fotoprotección y aseguran que en el caso de los niños reduce hasta en un 80 % los riesgos


EFE

«Tengo 25 años y como a cualquier chica joven siempre me ha encantado tomar el sol, sobre todo cuando empecé a interesarme por la moda es cuando empecé a tomar el sol como una loca y a quemarme». Así ha comenzado su relato Montse de Toro, una joven de 25 años, diagnosticada desde hace tres de un melanoma.

Un testimonio con el que, ha dicho, pretende ayudar a los demás, especialmente a los más jóvenes, a concienciarse de la importancia de protegerse de las exposiciones al sol y de acudir al dermatólogo ante la aparición de cualquier lunar o mancha en la piel.

Montse ha participado este jueves en la presentación de la campaña Euromelanoma 2017 de prevención del cáncer de piel y ha reconocido que tomaba el sol en exceso porque por su fototipo (piel clara) «nunca» conseguía ponerse morena.

A pesar de ello y de los consejos y de las «regañinas» de su madre, seguía exponiéndose al sol sin protección. «Con 16 años piensas que es una tontería y que no pasa nada». Hasta que en una exploración su madre le detectó una mancha en una pierna y la llevó al dermatólogo, al que «no le gustó su aspecto y decidió quitármela». A los pocos días, recibió el diagnóstico: un melanoma.

«No tenía ni idea de lo que era pero por la cara de mi madre y la del doctor sabía que no era una buena noticia». No obstante, no fue consciente de la gravedad hasta que un doctor de medicina nuclear, el que le realizó la prueba del ganglio centinela, «me habló sin tapujos».

Afortunadamente, la prueba salió negativa, lo que significa que el ganglio no estaba afectado. «He tenido mucha suerte, todo ha salido bien pero no siempre pasa», de ahí que haya insistido en la importancia de la prevención. «No cambiemos un moreno pasajero por el riesgo de desarrollar un cáncer de piel», asegura.

 

 

La fotoprotección desde niños puede reducir en un 80 % los casos

 

 

Cada año se diagnostican en España unos 4.000 nuevos casos de melanoma y su incidencia está en continuo aumento, si bien un 80 % de estos tumores, el cáncer de piel más frecuente en mayores de 50 años, podría reducirse con hábitos saludables de fotoprotección desde la infancia.

Así se ha puesto de relieve durante la presentación de la campaña Euromelanoma 2017, la iniciativa más importante a nivel europeo en prevención de esta enfermedad, en la que participan 34 países y que en España está auspiciada por la Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Veneorología (AEDV).

La campaña, que este año lleva por lema «Sólo tienes una piel. Protégela del daño solar», tiene un doble objetivo: prevención primaria (concienciar a la sociedad sobre la importancia de adquirir hábitos saludables desde niños) y prevención secundaria (informar sobre la autoexploración para detectar signos de sospecha que deben se consultados con el dermatólogo).

Así, a partir de hoy y hasta el 20 de junio cualquier ciudadano puede pedir cita para una revisión gratuita a través del teléfono 915434535 o de la página web de la AEDV con alguno de los numerosos dermatólogos que colaboran de forma desinteresada en la campaña.

Además, del 5 al 9 de junio se celebrará la semana del «screening», en la que se ofrece a la población la posibilidad de someterse a una exploración gratuita en búsqueda de lesiones sospechosas.

El responsable de la campaña en España, el doctor Agustín Buendía, ha señalado que la autoexploración es una acción sencilla y muy útil para la detección precoz del melanoma.

Los signos de sospecha más elementales son lo que los dermatólogos denominan el «ABCDE»: lesión asimétrica, con bordes irregulares, colores variados, con un diámetro superior a los 6 milímetros y con una evolución en los últimos 4 meses.

«Una lesión que cambia puede cambiar tu vida», ha señalado este dermatólogo, que ha explicado que se trata de detectar «esa pupilla que no te molesta pero no se cierra, esa pequeña lesión que no cura, esa manchita que ya lleva un tiempo y que no duele pero que no sigue una evolución normal».

El principal factor de riesgo evitable para la mayoría de los melanomas es una sobreexposición a la radiación ultravioleta, ya sea natural (sol) o artificial (cabinas de bronceado).

Así, el doctor Buendía ha recomendado «tomar el sol con sentido común evitando las quemaduras y las exposiciones excesivas». «El sol es un gran amigo pero, si no pactamos con él, se puede convertir en el peor enemigo».

La incidencia del cáncer de piel «ha aumentado considerablemente y de forma continua en los últimos 35 años», y en España las tasas se han duplicado y en algunos tipos se han triplicado, una tendencia que, según Buendía, se va a mantener en las próximas dos o tres décadas.

La doctora Yolanda Gilaberte, coordinadora de la campaña, ha subrayado que las quemaduras solares en la infancia son un factor de riesgo para el desarrollo del melanoma en la edad adulta, por lo que se debe reforzar la fotoprotección en niños y adolescentes, así como en personas con fototipos bajos (piel y ojos claros) y en aquellos que tengan más de 50 lunares.

Para protegerse hay que usar una crema con factor de protección a partir de 30, aplicarlo en todas las zonas del cuerpo de forma generosa y repetir periódicamente cada dos horas de exposición o después del baño.

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Comentarios