Fernanda Tabarés

.

Por trece razones

Acudimos poco a las cicatrices de la pubertad, a esas muescas imborrables de esa frontera física y mental en la que las cosas dejan de ser como solían pero todavía no son cómo serán