Fernández Díaz compara los incidentes de Gràcia con la violencia callejera de ETA

Europa Press / Efe

ACTUALIDAD

El ministro del Interior en funciones dice que para acabar con esas prácticas es necesaria «una actuación policial contundente»

06 jun 2016 . Actualizado a las 19:10 h.

El ministro del Interior en funciones y candidato del PPC a las elecciones generales, Jorge Fernández Díaz, ha alertado de que se han «importado» a Cataluña y al barrio barcelonés de Gràcia «tácticas de guerrilla urbana de la kale borroka de hace unos años, cuando ETA estaba operativa y asesinaba».

Durante su intervención en el desayuno informativo Fórum Europa-Tribuna Catalunya, el ministro ha aludido a los disturbios de las últimas semanas entre Mossos d'Esquadra y manifestantes del movimiento okupa tras el desalojo del llamado «banco expropiado». Fernández Díaz ha defendido que «por supuesto» se debe dialogar para hallar una solución, pero ha apuntado que «el diálogo no es un fin en sí mismo, sino un instrumento para llegar a acuerdos», y si finalmente no se llega a un acuerdo, «se impone la ley».

Porque, ha dejado claro, «el cumplimiento de la ley no es negociable», y en este sentido ha advertido de que tampoco es «negociable» si hay «personas que están utilizando tácticas de kale borroka de guerrilla urbana». Para el ministro, «el proceso (independentista) no solo está siendo referencia de la antigua Batasuna en el País Vasco, sino que tácticas de guerrilla urbana de kale borroka están siendo importadas a las calles de Cataluña».

«Ahora en Gràcia -ha proseguido- estamos viendo tácticas absolutamente de kale borroka de hace unos años, cuando ETA estaba operativa y asesinaba. Esas tácticas de kale borroka son las que vemos en Gràcia. ¿Y cómo se acabó con la kale borroka? Con actuación policial contundente y exigiendo el cumplimiento de la ley». El ministro ha recordado así que «en España hay personas todavía en prisiones cumpliendo condena por atentados del tipo de kale borroka, juzgadas por la Audiencia Nacional, por disturbios similares a los que estamos viendo en Gràcia. Conviene saberlo».

Ha tachado de «surrealista» y «absolutamente insólita» la situación en Gràcia, porque «no puede ser que haya unos ciudadanos, que se autodenominan okupas, que interpreten cuándo se cumple la ley y cuándo no, o cuándo la propiedad es o no un derecho». «Todos somos iguales ante la ley y no puede prevalecer la ley de la fuerza ante la fuerza de la ley», ha subrayado el ministro, que ha opinado que «el desalojo frustrado» de Can Vies en el 2014 significó una «pérdida de autoridad absoluta» y «los okupas tomaron nota».

Además, ha recordado que la estabilidad política de la Generalitat «depende» de la CUP, que «apoya a los okupas». «Y nos encontramos con que cronológicamente, de forma simultánea, se está negociando la retirada de una eventual enmienda a la totalidad a los Presupuestos, con la situación en el barrio de Gràcia. No quiero pensar que haya negociaciones subterráneas y paralelas entre una cosa y otra. Pero ingenuos no somos ninguno y habrá que estar atentos a la jugada», ha advertido.

Y es que, de ser así, «sería definitivamente reconocer que lo que prevalece no es el imperio de la ley, sino el imperio de la ley de la selva» y «la ley del más fuerte». Fernández Díaz ha lanzado un mensaje a CDC y ERC sobre que «cuando uno se abraza a radicales, acaba siendo engullido por radicales, como estamos viendo en Cataluña», y ha alertado de que ve a Convergència «desnortada, radicalizada» y «en caída libre, dependiendo de un partido antisistema como la CUP».

Sobre la agresión a dos mujeres de la Plataforma Barcelona con la Selección, cuando informaban en una carpa de las gestiones para instalar pantallas gigantes en la ciudad en las que seguir los partidos de la Eurocopa, Fernández Díaz ha dicho que le «preocupa e indigna», porque «estas cosas no pasan por casualidad». Podría haberse producido, entre otros, «un delito de incitación al odio, la xenofobia y el racismo», ha dicho.