Una linterna para invidentes gana el premio a la startup 2016

El «Asturias Investor´s Day» se cierra con la presentación de los cinco proyectos finalistas. El ganador es una app para guiar a las personas con problemas de visión


Madrid

Entre los 64 proyectos empresariales que han acudido a Madrid en busca de financiación hay cinco que destacan por encima del resto. Son las startups finalistas del «Asturias Investor´s Day», las empresas innovadoras que han sobresalido por encima del resto y que por ello se han ganado la posibilidad de presentar su idea a todos los asistentes al evento. Pertenecen a sectores tan dispares como la salud o el mundo de los videojuegos, pero todas ellas tienen algo en común: una idea innovadora que aspira a conseguir ayuda económica para que sus creadores puedan completar sus planes de crecimiento. Las cinco han despertado el interés y la admiración del público asistente, aunque finalmente la ganadora ha sido Lazzus, una aplicación móvil para guiar a las personas invidentes que ha ganado un premio en metálico de 2.500 euros.

Lazzus es una app que acompaña a las personas ciegas y con discapacidad visual en sus desplazamientos creando un campo de visión auditivo. El dispositivo ofrece información relevante del entorno  a las personas con el objetivo de facilitar su vida. Proporciona, por ejemplo, información de pasos de peatones, cruces entre calles, escaleras o establecimientos y ayuda a caminar de forma más segura. Pedro Javier Sáez, responsable de la empresa, considera que la aplicación pretende ser «la voz que ayuda a los ciegos» y asegura que el nicho mercado es de 285 millones de personas con discapacidad visual en todo el mundo. «Ayudar a los demás puedes ser rentable», asegura Sáez, quien explica que tiene dos modelos de negocio, uno encaminado a particulares y otro a ayuntamientos, que además de ayudar a los invidentes permite a la administración recoger información que puede ser útil para elaborar planes de movilidad y sostenibilidad. Ahora trabaja en el desarrollo de un dispositivo que permita el funcionamiento de Lazzus en una especie de reloj que no requiera la presencia del móvil. En su opinión, esto podría multiplicar por cinco sus posibilidades de negocio.

Lazzus, ha sido el proyecto ganador, pero ha tenido competidores de nivel en la final. Entre ellos están Visionary, una empresa surgida como resultado de una línea de investigación de la Universidad de Oviedo que consiste en un videojuego que realiza las funciones de los parches que utilizan los niños que sufre un ojo vago. Entre sus ventajas, permite corregir el problema sin que el niño sepa que está siendo tratado y aporta información al especialista sobre la evolución de la enfermedad. Su ambicioso objetivo consiste en facturar siete millones de euros en los próximos cuatro años.

Otro de los finalistas es Lifmec, una spin-off de Intelmec que aspira a ser referencia en el campo de la manipulación de cargas pesadas. Hasta ahora centran su actividad en sofás, aunque su objetivo es aplicar su método a otras productos, como la manipulación de motores o los asientos de aviones. Junto a estas tres, también ha presentado su proyecto Virtual Stadium, un negocio que busca crear un local para aglutinar a jugadores de videojuegos y espectadores en un mismo espacio. Pretende ofrecer la más alta tecnología y equipamiento y recuperar la esencia de las salas recreativas. Según uno de sus impulsores, se trata del «nuevo negocio del billón de dólares».

En la final también ha estado Bioquochem, una startup del campo de la salud que elabora y comercializa kits químicos y equipos de medición directa por métodos electroquímicos, lo que permite «reducir tiempos de análisis, reducir costes y obtener repetitividad y exactitud en las medidas».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Una linterna para invidentes gana el premio a la startup 2016