Blair y Major alertan: el «brexit» puede romper el Reino Unido

Los ex primeros ministros británicos aparecen juntos en Irlanda del Norte


Londres / E. La Voz

Golpe de efecto inesperado en la campaña del referendo británico. El ex primer ministro laborista Tony Blair, y su predecesor, el conservador John Major, comparecieron juntos en Irlanda del Norte para denunciar que el brexit pondría «en riesgo» la estabilidad actual en esa región. Según dijeron, «la unidad del propio Reino Unido está en la papeleta» de votación.

La aparición de estos dos rivales históricos en la localidad de Derry fue calculada con mimo. Tuvo lugar entre estudiantes, que se proclaman más favorables a seguir en el bloque comunitario, y en la misma región donde el Partido Democrático Unionista (DUP), el favorito entre los locales, defiende la salida del bloque comunitario. «Sería un error terrible tomar una decisión que ponga en riesgo el complicado y sofisticado arreglo constitucional que sustenta la estabilidad en Irlanda del Norte», advirtió Major, primer ministro entre 1990 y 1997 y figura clave junto a Blair del Acuerdo del Viernes Santo (1998), que puso fin al conflicto armado norirlandés.

Major incluso tiró de poesía para argumentar que el brexit «sería tirar todas las piezas del rompecabezas constitucional al aire otra vez, y nadie podía estar seguro de dónde podrían aterrizar». En esa misma línea, Blair advirtió a los votantes que «no deben tomar riesgos» sobre el futuro de Irlanda del Norte, ni «socavar nuestro Reino Unido».

La secretaria de Irlanda del Norte, Theresa Villiers, les respondió diciendo que el apoyo al proceso de paz allí era una «roca sólida» y tildó sus declaraciones como «muy irresponsables». Partidaria de la salida de la UE, Villiers cree que la gran mayoría de los locales persiguen un futuro determinado por la democracia y no por la violencia.

Bajas euroescépticas

Otros partidarios de la campaña por la salida se mostraron indignados por la decisión del Parlamento de ampliar hasta ayer por la noche el plazo de registro para votar a causa del colapso de la web para hacerlo. Para Arron Banks, copresidente de la campaña Leave, es una «tentativa desesperada» de los partidarios de Bruselas.

El bando euroescéptico sufrió ayer una sensible baja, ya que la diputada tory, Sarah Wollaston, se retractó de su respaldo al brexit y criticó a Boris Johnson y Nigel Farage por propagar «mentiras». Wollaston puntualizó que Londres contribuye «al 11% de la investigación en salud y se recibe un 16% de Bruselas». «La salida de la UE puede provocar una turbulencia económica y tener un impacto negativo en la sanidad pública», añadió la que también es presidenta del comité parlamentario de Salud.

Las dos últimas encuestas elaboradas por ICM y YouGov dan una ligera ventaja a los partidarios del brexit. La que elaboró ICM muestra que un 48 % votarían por salir frente al 43 % que optarían por quedarse. Según YouGov, los que se inclinan por salir de la UE serían un 45 % frente al 41 % , que votarían por quedarse.

Comentarios

Blair y Major alertan: el «brexit» puede romper el Reino Unido