Investigan contactos del autor de la matanza de Orlando con Alemania

Seis de los heridos de la discoteca Pulse permanecen en estado crítico y otros 27 continúan hospitalizados


La Oficina Federal de lo Criminal (BKA) alemana investiga posibles contactos de Omar Mir Sedddique Mateen, responsable de la matanza del pasado fin de semana en Orlando que acabó con la vida de 49 personas, con Alemania, donde su padre habría tenido una cuenta bancaria para recoger donativos para perseguidos políticos en Afganistán.

Así lo confirmó este martes un portavoz de la BKA después de que el diario Rheinische Post de Düsseldorf difundiese informaciones en ese sentido.

El diario asegura que el padre del presunto terrorista, Seddique Mateen, tuvo una cuenta bancaria en Düsseldorf cuyo datos proporcionó hace tres años en un programa de Youtube con el propósito de recoger donaciones para determinados círculos políticos en Afganistan.

Algunos vídeos han levantado la sospecha de que Seddique Mateen simpatiza con los talibanes. La matanza ocurrió durante la madrugada del domingo en una discoteca de ambiente gay de Orlando, en el estado de Florida.

El sospechoso del tiroteo fue identificado como el estadounidense de origen afgano Omar Mir Seddique Mateen, de 29 años, nacido en Nueva York y que murió en enfrentamiento con la Policía tras atrincherarse con rehenes.

Se investiga si el autor de la masacre tiene vinculación con el terrorismo yihadista, después de que el Estado Islámico reivindicara la matanza.

Seis críticos y 27 hospitalizados

Por otra parte, seis de los heridos de la discoteca Pulse continúan en estado crítico, informó este martes el cirujano Michael Cheatham. En una rueda de prensa en la que comparecieron más de una decena de médicos y enfermeras de la organización Orlando Health, que administra el Centro Médico Regional al que fueron llevados la mayoría de los heridos en Pulse, Cheatham dijo que todavía hay 27 personas que siguen hospitalizadas.

De ellas, seis están en estado crítico, cinco en estado reservado y 16 estables, dijo el cirujano jefe. «Estamos contentos de que nadie haya sucumbido a sus heridas» en el primer día, dijo Cheatham, que subrayó que hacen todo lo posible «para que se mantenga así».

Otro de los médicos presentes, Joseph Ibrahim, describió el área de traumatología del hospital el día de la matanza como un campo de batalla con personas heridas en el pecho, el abdomen, la pelvis y todo el cuerpo en cada esquina, mientras las enfermeras contaban cómo los heridos llegaban sin parar.

«Era una escena de guerra», subrayó Ibrahim.

Cheatham explicó que, en minutos, tuvieron que pasar de tener en marcha dos quirófanos a tener seis para atender a todos los pacientes, por lo que no tenían unas normas de actuación para este caso, pero lo que hicieron funcionó.

Cincuenta personas, incluido el presunto autor de la matanza, Omar Seddique Mateeen, un estadounidense de 29 años que estaba armado con un fusil de asalto y una pistola, murieron en la discoteca y otras 53 resultaron heridas.

También habló en la rueda de prensa Ángel Colón, sobreviviente del atentado, muy emocionado al relatar lo que vivió, como lo estaban los médicos y enfermeras que atendieron a los heridos que contaron su experiencia.

Colón dijo que el autor de la matanza parecía estar «disfrutando» cuando disparaba a diestro y siniestro en medio de una «noche latina» en Pulse que prometía gran diversión a sus asistentes.

«Algo está mal» cuando una persona puede entrar en una discoteca con esa clase de armas, agregó.

Cheatham dijo que los médicos son importantes, pero las enfermeras también y subrayó que las del Centro Médico Regional de Orlando son «las mejores del mundo», por lo que fue aplaudido.

Comentarios

Investigan contactos del autor de la matanza de Orlando con Alemania