Los indignados de Beppe Grillo podrían hacerse este domingo con la alcaldía de Roma

En la ciudad se espera un voto de castigo al Partido Democrático, sobre todo tras los escándalos en los que ha estado involucrada la última administración municipal


roma / corresponsal

Italia celebra este domingo la segunda vuelta de las elecciones municipales. Los sillones de las alcaldías de Roma, Milán, Nápoles, Turín y Bolonia están en juego y, por primera vez, la bipolaridad entre derecha e izquierda puede inclinarse a favor del Movimiento 5 Estrellas (M5S). Los «indignados» de Beppe Grillo están a punto de alcanzar un resultado histórico en la capital si su candidata, la abogada Virginia Raggi, confirma este domingo los pronósticos que hablan de una ventaja de 10 puntos sobre el candidato del Partido Democrático (PD), Roberto Giacchetti.

En Roma se espera un voto de castigo al PD, sobre todo tras los escándalos en los que ha estado involucrada la última administración municipal cuyo alcalde, Ignazio Marino, se vio obligado a presentar su dimisión a finales de año pasado. Desde entonces la ciudad ha estado administrada por un comisario nombrado por el gobierno de Matteo Renzi pero el malestar es evidente: «Las ganas de dar una lección a los que han gobernado la ciudad en los últimos años es fuerte», explicaba Mario Ajello, editorialista del diario romano Il Messaggero.

Extrañas alianzas

Las extrañas alianzas que siempre se forman en la segunda vuelta de estas elecciones esta vez tuvieron como protagonista al líder de la ultraderechista Liga Norte, Matteo Salvini, que confirmó el apoyo de su partido a la candidata de Grillo, lo que hizo sospechar de una posible alianza secreta entre Liga y M5S a fin de lograr también la alcaldía de Turín, donde Chiara Appendino se enfrenta al actual alcalde Piero Fassino, del PD. A su vez, los votantes de M5S podrían apoyar en Milán al candidato de centro derecha, Stefano Parisi en su batalla contra el democrático Beppe Sala, al momento casi empatados en todas las encuestas. La Liga también confía en el apoyo del M5S en Bolonia, ciudad en la que su candidata representa a las fuerzas de derecha frente al PD. El supuesto acuerdo ha sido negado por la cúpula del Movimiento que ha insistido en dejar libertad de elección a sus votantes.

Mientras Renzi intenta quitar importancia a estas elecciones y centrarse en el referendo de octubre, hasta ahora los resultados de su partido no han sido muy positivos, sobre todo en Nápoles, ciudad en la que no hay candidato del PD en esta segunda vuelta. Allí la batalla es entre el actual alcalde, Luigi De Magistris, apoyado por las fuerzas de izquierda; y el de Forza Italia, Gianni Lettieri. Cuando De Magistris llegó a la alcaldía en 2011, la ciudad vivía una profunda crisis, sobre todo a causa de las constantes huelgas de recogida de basura. Cinco años después, Nápoles ha cambiado su aspecto y los turistas han regresado. Aunque la oposición lo acusa de megalómano y populista, este ex fiscal cuyo objetivo es crear una «red de ciudades europeas» y al que nunca le ha gustado Renzi, se ha ganado una buena reputación entre sus conciudadanos, que aprecian su cercanía a los problemas.

Comentarios

Los indignados de Beppe Grillo podrían hacerse este domingo con la alcaldía de Roma