Bescansa: «Lo único que tenemos claro es que la pérdida de votos se ha debido a la desmovilización, no a la transferencia»

Juan Carlos Gea GIJÓN

ACTUALIDAD

Daniel Ripa y Carolina Bescansa, en la Universidad Laboral de Gijón
Daniel Ripa y Carolina Bescansa, en la Universidad Laboral de Gijón

La secretaria de Análisis Político de Podemos espera a los «datos confiables» de los informes y encuestas encargados por la formación

01 jul 2016 . Actualizado a las 15:55 h.

Socióloga más que politóloga, y más cualquiera de estas dos cosas que política. La cofundadora de Podemos y diputada por Madrid por la formación morada ha hablado esta tarde en Gijón más  con la cautela del sociólogo que espera resultados de sus análisis que con el apremio por la interpretación que, tras el fracaso del sorpasso, se espera, y seguramente más que de nadie de la secretaria de Análisis Político y Social de su partido. Pero Bescansa, invitada en el Congreso Español de Sociología que estos días se desarrolla en la Universidad Laboral, espera «datos confiables». De ahí la conclusión que ha ofrecido -solitaria, por el momento- para explicar lo que ha pasado -o no ha pasado- entre los 71 diputados de Podemos el 20D y los 71 diputados de Unidos Podemos seis meses después:  «Básicamente, lo que ha pasado es que no hemos sido capaces de movilizar a un 17 por ciento de nuestro electorado del 20 D. Creo que existen elementos suficientes para estar seguros y seguras de que no se han ido a otros partidos. Lo que sí tenemos claro es que el grueso de la pérdida tiene que ver con la desmovilización no con la transferencia del voto de UP hacia otras formaciones».

Y no mucho más. Mientras sus compañeros en la dirección se enzarzan en parábolas sobre hierbas buenas y malas, la socióloga Bescansa ha estado hablando y oyendo del humus, el suelo sociológico del que no brotaron más votos y en el que incluso se malogró un millón de los ya conseguidos.  Acompañada de Daniel Ripa, secretario general de Podemos Asturias y diputado en la Junta General, ha asistido o participado en varias de las ponencias y mesas del Congreso, en el que, ha asegurado, se ha hablado del batacazo del domingo desde la sociología. Lo mismo que, según Bescansa, se haciendo sistemáticamente también en el interior de Podemos: «trabajos de campo», encuestas e informes con «metodologías cualitativas  cuantitativas y participativas» para averiguar «cuál ha sido el elemento diferenciador, la causa de la desmovilización de ese millón de personas«: «Estamos avanzando en esa investigación precisamente utilizand omuchas de esas herramientas del ámbito de la academia, creando canales a partir de los cuales la gente de Podemos desde los ciculos, desde las organizaciones territoriales nos pueda enviar sus impresiones, sus reportes sobre lo que ha ocurrido».

Descarta Bescansa cargarlo todo del lado de las encuestas y el excesivo crédito hacia las expectativas que generaban. «Las encuestas han alimentado el desarrollo de un análisis de una situación que no se correspondía con la realidad y eso son vicisitudes que tienen que ver con la herramienta metodológica. Pero afortunadamente sabemos los suficente sobre encuestas para conocer también sus limitaciones», argumenta la diputada electa, que recuerda otros fallos sonados en las generales del 93, el 96 o 2004. Pero aún así, en el Congreso de Gijón, como en Podemos, se está mirando con lupa qué pasó con la demoscopia.