La impuntualidad de Pablo Iglesias se hace crónica

Tras hacer esperar a periodistas, eurodiputados y al propio Felipe VI, el líder de Podemos ha llegado tarde también a su reunión con Rajoy y lo ha explicado así: «Madrid me mata»


La reunión de esta martes entre Pablo Iglesias y Mariano Rajoy ha puesto de manifiesto una afirmación de la que ya nadie duda: la puntualidad no está entre las virtudes del líder de la formación morada. El secretario general de Podemos ha vuelto a llegar de prisa y corriendo -y retrasado- a su cita con el presidente del gobierno en funciones, que lo había citado en el Congreso a las 17.00 horas. 

En esta ocasión han sido 15 minutos de retraso, que el líder de la formación izquierdista ha atribuido a la propia ciudad: «Madrid me mata», señaló a su llegada al hemiciclo, donde esperaban los periodistas, que han sufrido su mala costumbre en más de una ocasión. De hecho, los medios estaban convocados a las 16.45 para tomar las primeras imágenes. Rajoy se presentó a las 16.50.

Para desesperación de muchos profesionales, Iglesias ya acumula un historial llamativo durante los dos años que lleva ejerciendo como líder político. Estas son las más sonadas:

Llamativa ausencia en la Eurocámara

Debate sobre la crisis de refugiados. Con un importante retraso se presentó Iglesias en la Eurocámara durante el pleno celebrado en octubre del 2015 para tratar la crisis de refugiados. El problema no fue solo que Iglesias estuviese ausente, sino que era él el encargado de intervenir por parte del grupo de la Izquierda Unitaria Europea. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, lo llamó sin éxito y decidió pasar de turno. El líder de Podemos intervino finalmente con casi una hora de retraso según lo previsto, lo que provocó las críticas del PP y el PSOE.

Indignación entre los periodistas

Media hora tarde a una rueda de prensa. En abril de este año, el secretario general de Podemos también puso a prueba la resistencia de los periodistas al convocar una rueda de prensa para hablar de una reunión celebrada el día anterior y llegar junto a su equipo con 30 minutos de retraso. Fue en abril de este año y provocó enfados y algún plante.

El rey también tuvo que esperar

Ronda de consultas para formar gobierno. Solo unos días más tarde, el líder de Podemos elevó el listón e hizo esperar al propio Felipe VI. Fue durante la segunda ronda de contactos que el monarca convocó con los distintos partidos para conocer las posibilidades de formación de gobierno. Iglesias, que acudió con camisa y jersey, llegó aproximadamente 20 minutos tarde, por lo que le llovieron las críticas.

Comentarios

La impuntualidad de Pablo Iglesias se hace crónica