Portugal abre una comisión de investigación sobre la guerra de Irak

El Parlamento luso pretende aclarar la gestación del conflicto tras la divulgación del informe Chilcot


Lisboa

El Parlamento portugués aprobó este martes abrir una comisión de investigación sobre la implicación del país en la guerra de Irak (2003) a raíz de la divulgación del informe Chilcot, que critica la gestación del conflicto, la acción militar y su impacto.

Con el apoyo de la gobernante izquierda moderada (PS) y de la radical, se aprobaron las comparecencias del expresidente de la República Jorge Sampaio, el exprimer ministro José Manuel Durão Barroso y los antiguos ministros de Defensa Paulo Portas y de Exteriores António Martins da Cruz.

La oposición centro-derechista del PSD y del CDS-PP votó en contra de la propuesta, formulada por los comunistas portugueses (PCP).

En 2003, cuando Durao Barroso, ex presidente de la Comisión Europea (CE), lideraba un Ejecutivo del PSD, Portugal tomó la decisión de apoyar la guerra y fueron anfitriones de la célebre Cumbre de las Azores (sucedida en el archipiélago homólogo).

En aquella reunión, celebrada el 15 de marzo del 2003, los Gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y España, encabezados entonces por George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar, respectivamente, sentaron las bases para la invasión de Irak, entonces liderada por Saddam Hussein.

Una de las principales conclusiones del exhaustivo informe Chilcot, elaborado por el exfuncionario británico John Chilcot, es que George W. Bush, Blair y Aznar acordaron no apurar la vía de la ONU en la crisis con Irak para evitar una invasión.

Otra es que era falso que el régimen de Saddam Hussein tuviese armas de destrucción masiva, el pretexto con el que el país acabó por ser invadido.

Comentarios

Portugal abre una comisión de investigación sobre la guerra de Irak