PSOE y C's mantienen su postura sobre la investidura, pero crece el debate interno

Zapatero reclama una reflexión en su partido y en Ciudadanos, su cúpula reitera que no dará el sí a Rajoy, mientras sus bases se dividen entre el apoyo y el rechazo


Madrid / La Voz

El PSOE mantiene su no categórico a la investidura de Mariano Rajoy y Ciudadanos no se mueve de la abstención y advierte a Mariano Rajoy de que no negociará su investidura. Pero en ambos partidos hay un debate abierto para que estas posiciones que en principio parecen inamovibles cambien. El escenario para que haya Gobierno pasa por que Albert Rivera mueva ficha en primer lugar y dé el sí al líder del PP y, de esta forma, meta tal presión a los socialistas que se vean obligados a pasar a una abstención de mínimos.

Después de que Felipe González instara a Pedro Sánchez a dejar gobernar a Rajoy «incluso si no se lo merece», el jueves fue José Luis Rodríguez Zapatero quien, sin pronunciarse a favor de la abstención, pidió que se abra un debate interno en el PSOE, advirtiendo de que sería «negativo e inconveniente» que hubiera unas terceras elecciones. El expresidente aseguró que no hay nada peor que dar un consejo no pedido, pero acto seguido señaló que su partido «debe dialogar, debe abrir un proceso de diálogo interno que aúne el máximo consenso posible». También reclamó al PP que haga todos los esfuerzos posibles para formar Gobierno y apeló a la corresponsabilidad de todos los partidos, entre los que mencionó a Podemos y el PNV, porque pactar con los independentistas es «más complicado».

Dirigentes como el presidente extremeño Guillermo Fernández-Vara, el exvicepresidente Alfonso Guerra o el expresidente de Castilla-La Mancha José Bono se han pronunciado a favor de la abstención para dejar gobernar a Rajoy. También el exministro Josep Borrell lo ha hecho, aunque a cambio de contrapartidas y siempre que Rajoy logre antes el respaldo de Rivera. Seis exministros del PSOE -Javier Solana, Joaquín Almunia, Mercedes Cabrera, José María Maravall, Tomás de la Quadra y César Antonio Molina- firmaron un manifiesto reclamando la formación de Gobierno cuanto antes. Pero el equipo de Sánchez se mantiene en sus trece.

El expresidente del Congreso Patxi López acusó a Rajoy de tratar de chantajear al PSOE al decir que si no se abstiene para permitirle gobernar habrá nuevas elecciones. Acusó también a los medios de presionar a Sánchez e insistió en que su partido no se va a mover para «avalar y blanquear un Gobierno rodeado por la corrupción y que no ha asumido ninguna responsabilidad como si todo diera igual» y para que siga desarrollando políticas «que han hecho daño a los más humildes» y «recorte derechos con la excusa de la crisis». El portavoz en el Senado, Óscar López, aseguró que el PSOE tiene «muy claro» su no a Rajoy y no tiene un «escenario b» ni intenciones de volver a reunir a su comité federal para debatir esta cuestión.

Ciudadanos no negociará

Por su parte, Ciudadanos mantiene que no negociará con Rajoy para pasar de la abstención que defiende al sí. Así lo reiteró Miguel Gutiérrez, enfriando el optimismo que reinaba en el PP tras la reunión de Rajoy y Rivera, en la que ambos acordaron negociar los Presupuestos y que el presidente en funciones calificó como un «primer paso» para la gobernabilidad. El secretario general de la formación naranja en el Congreso dejó claro que solo hablarán de las cuentas estatales, el techo de gasto y el pacto contra el desafío independentista, pero no de la investidura. En todo caso, Rajoy y Rivera se volverán a reunir la próxima semana.

Aunque la cúpula de Ciudadanos se mantiene aparentemente firme y unida en defensa de no votar a favor de Rajoy, el debate sí está presente en las bases. A raíz de la publicación de una carta anónima de un votante que defiende el sí como «una opción de realismo patriótico y de responsabilidad política», militantes y simpatizantes de la fuerza emergente están mostrando su apoyo en las redes sociales frente a otros que se oponen.

Comentarios

PSOE y C's mantienen su postura sobre la investidura, pero crece el debate interno