Ecuador autoriza el interrogatorio a Assange en su embajada de Londres

La fiscalía de Suecia considera que es un paso adelante en la investigación por la acusación de violación


El fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, será interrogado por fiscales suecos en la embajada de Ecuador en Londres. Tras un largo tira y afloja, el país sudamericano finalmente ha dado permiso para que se produzca el interrogatorio a Assange, acusado de violación en Suecia, según  informó hoy en Estocolmo una portavoz de la fiscalía sueca.

«Eso significa que la investigación puede avanzar», dijo la portavoz de la fiscalía sueca, Karin Rosander. La acusación de violación se remonta al año 2010 y  hay otras denuncias de acoso sexual presentadas contra Assange que ya han prescrito. La fecha para el interrogatorio se fijará una vez que haya vuelto de vacaciones la fiscal jefa de Suecia, Marianne Ny.

Ecuador había rechazado por defectos de forma una primera petición de la Justicia sueca para interrogar a Assange. El fundador de Wikileaks se refugió hace más de cuatro años en la embajada de Ecuador en Londres para eludir su extradición a Suecia y, lo que más teme, su posterior entrega a Estados Unidos, donde se enfrentaría a un juicio por la revelación de documentos diplomáticos secretos a través de dicha plataforma.

El año pasado, Suecia y Ecuador adoptaron un acuerdo para ofrecer «asistencia legal» en casos de delincuencia. Assange apeló en mayo la orden de detención emitida por Suecia. Su equipo legal argumenta que la fiscalía no está actuando en los tiempos adecuados y que el largo periodo que Assange ha pasado en la embajada está afectando a su salud.

Assange y el Gobierno de Ecuador se remiten además a las conclusiones del grupo de detenciones arbitrarias de la ONU, un gremio independiente de letrados, que señalaron que Assange estaba siendo sometido a una detención arbitraria desde su arresto en Londres en 2010. Tanto el Reino Unido como Suecia han rechazado estas alegaciones.

Ecuador autoriza el interrogatorio a Assange en su embajada de Londres